Archive for enero, 2011

30 enero, 2011

Parque Safari.Rancagua.Chile.

Si desean pasar por una experiencia increible, totalmente recomendado este lugar.Es uno de los primeros Safaris en Chile, donde podras disfrutar de los feroces leones en vivo y en directo.

Estilos de Safaris:

Safari de Leones: En el que se ingresa en jeeps especialmente acondicionados a un terreno de mas de una hectarea donde habita un amanada de leones africanos.

Safari Extremo: se ingresa en un jeep militar sin techo pero completamente enrejado para 10 personas. Ofrece un contacto mas cercano con los leones.

Si desean asistir durante el fin de semana, recomendamos llegar temprano.

Ademas entre sus atracciones encontrara La Escalada, Go Kart, Juegos Inflables, Piscinas,Cafeteria, Paseo en Poni, Mini Safari y Trencito.

Tambien se realizan Eventos y cumpleaños.

Valores

Entrada al Parque: Adultos $2.500 , Niños y tercera edad $1.500

Safari de Leones: $5.000 con la entrada incluida (general)

Safari Extremo: $30.000 + entrada al Parque correspondiente.

Horario:
De martes a viernes de 10:00 a 18:00 horas. El ultimo safari parte a las 17:30 horas.
Sabados , Domingos y Festivos de 10:30 a 18:30 horas, boleteria cierra media hora antes.
La venta de ticket es en forma continua

A considerar:
Los dias de lluvia no se abre el Parque.
El tiempo de duracion de un safari es de 25 minutos aprox.
El safari de leones se trata de un paseo en un jeep con un conductor-guia del parque a 1 1/2 de terreno en el cual se encuentran seis leones en libertad donde podra sacar fotografias y conocer mas de estos maravillosos animales.
Los fines de semana contamos con servicio cafeteria, donde encontrara hot dog, bebidas, cafe, helados, etc.

Dirección:

El parque esta ubicado a 500 metros del by pass de la autopista panamericana sur en el Kilometro 5 de la Ruta H-30, Rancagua. Entre Rancagua y Punta de Cortes.

Teléfonos: (72) 584600 – (72) 584601

Como llegar desde Santiago

Despues del peaje de angostura, pasado San Francisco de Mostazal, debe tomar el lado izquierdo de la carretera 5 sur por donde dice San Fernando Al Sur (no tomar la salida Graneros Rancagua). Aproximadamente 20 kilometros despues, a mano derecha debe tomar la salida Rancagua Doñihue Coltauco mostrando en el peaje,el ticket que pago en Angostura. Luego, 600 metros hacia la costa por el camino a Doñihue se encuentra el parque.

Como llegar desde el Sur

Viniendo desde el Sur, no se debe tomar la salida a Rancagua ubicada en los Lirios, se debe seguir por el By Pass de Rancagua y pasado el puente del rio Cachapoal a manoderecha se debe salir. Pasando ese peaje se encontrara con una rotonda en la cual debe recorrer unos 270 grados por la circunferencia hasta encontrar el camino a Doñihue pasando por debajo de la carretera 5 sur en direccion a la costa. A solo 600 metros de la carretera por el camino a Doñihue se encuentra el parque.

En locomoción colectiva

En el Rodoviario de Rancagua ubicado a solo 3 cuadras al norte de la estacion de trenes y a solo 2 cuadras del terminal de TurBus, debe tomar cualquier tipo de locomocion colectiva que tenga el recorrido Rancagua Lo Miranda Doñihue. En solo 10 minutos llegara al parque. Las micros Sextur se deben tomar en el anden 8 o 9 y tienen un costo de $350 aprox.

Anuncios
30 enero, 2011

Tours en lago Budi acercan a turistas al mundo mapuche. IX Región de la Araucanía.Chile.

Conocer las tradiciones de su cultura, probar su gastronomía o almorzar en una ruca son algunas de las alternativas a tomar.

A una hora de Temuco, junto al Pacífico, el lago Budi se presenta como una alternativa para los turistas durante esta temporada estival. Comunidades mapuches abiertas a los visitantes dan la oportunidad de conocer a través de vivencias y relatos la cosmovisión de ese pueblo originario.

Si bien este sector de la costa de La Araucanía ha experimentado un importante desarrollo asociado al turismo mapuche durante los últimos años, el avance se ha visto detenido ante el temor de los visitantes, luego de que el tsunami afectara a Puerto Saavedra el 27 de febrero. Como una forma de atraer visitantes, empresarios y municipio local se organizaron para trabajar juntos y dar a conocer los atractivos del lugar.

Para ello han desarrollado un calendario de panoramas para recibir a los turistas durante el mes de febrero. Una de las actividades que prepara Puerto Saavedra es la segunda versión de “la preparación del Catuto más grande de Chile, una actividad culinaria que consiste en elaborar uno de los alimentos tradicionales de la dieta del pueblo mapuche hecho en base a granos triturados de trigo mote. El año pasado el catuto alcanzó 56,5 metros de largo, más de una cuadra.

Otra de las novedades para este verano es el servicio de expedición aventura que se realiza en la zona costera de La Araucanía.

La actividad está a cargo de Budi Expediciones, empresa que se dedica a ofrecer un servicio de recorrido por los alrededores del lago Budi.

Los interesados en los deportes acuáticos pueden realizar un tour en kayak, que permite llegar a lugares como isla Llepu o Lafken Leufu. O bien realizar un recorrido en bicicleta, mientras se narra la historia de los pueblos mapuches que habitan en el lugar.

Con más de cien especies de aves, Budi es el lago salado más austral del mundo, donde también es posible el avistamiento de cisnes de cuello negro.

Los visitantes también tienen la oportunidad de almorzar en una ruca, donde podrán disfrutar de la gastronomía típica del lugar, como catutos y huaiquil, un pescado propio del Budi.

Los turistas que buscan tranquilidad y alejarse de las aglomeraciones durante esta temporada pueden visitar playas que se presentan como un destino turístico distinto. Balnearios como Casa de Piedra, Lobería, Coi Coi, Hueñalihuén y Moncul son las postales ideales para quienes aman la naturaleza no intervenida. Quienes quieran un contacto directo con el modo de vida mapuche pueden aprender el proceso de elaboración de productos artesanales, como la greda, lana, cestería, madera y platería.

Balnearios

Playa Hueñalihuén

Ubicado a 44 kilómetros de Carahue. Cuenta con un estero de agua dulce, donde se pueden comprar mariscos, pescados y cochayuyo. Apta para la pesca de orilla. Desde el mirador Hueñalihuén se aprecia todo el sector.

Playa Lobería

Ubicada a 38 kilómetros de Carahue. El mayor atractivo de la playa es la “Piedra de Pilocura”, gigantesca roca en el mar, donde se pueden apreciar lobos marinos. Apta para el baño, buceo y pesca. Es ideal, además, para excursiones y la fotografía. Cuenta con numerosas áreas de camping para los turistas.

Playa Moncul

Balneario ecológico próximo a Nehuentue, posee hermosas playas de mar y río, siendo un lugar ideal para práctica de deportes náuticos.Cabalgata y actividades recreativas. Sus playas están protegidas del viento y cuenta con un mirador habilitado.

30 enero, 2011

Cabalgatas y ruta del pisco atraen a turistas al Valle del Elqui.IV Region.Chile.

Observación nocturna de las estrellas y la elaboración de queso de cabra son parte de las actividades.

Paola Aveggio (28) quería comenzar de cero e iniciar el 2011 con energía renovada. Por ello, decidió pasar Año Nuevo en el Valle del Elqui en compañía de una amiga. Hace 10 años que no visitaba el lugar y le sorprendió lo cambiado que estaba. Por ejemplo, el acceso ya no era de tierra, sino asfaltado.

También se maravilló con la tranquilidad del lugar, los paisajes y lo cerca que sentía las montañas. Para ella, en la zona existe una energía especial que se mezcla con la hospitalidad de la gente, “quizás me fijé más en la energía. Tienen un ambiente especial con la luna y con el cielo”, dijo.

Como Paola, son muchas las personas que deciden visitar el Valle del Elqui para observar las estrellas, realizar cabalgatas a tres mil metros del altura o admirar la arquitectura y costumbres de la zona. Esas son sólo algunas de las actividades que ofrece el lugar en los meses de verano. En el valle de Cochiguaz el recorrido se puede realizar a caballo. Esta es la alternativa que ofrece Elqui Expediciones entre los meses de octubre y mayo.

En medio de viñedos y tras horas de cabalgata se puede llegar a la laguna El Cepo, a 2.934 metros de altura. El recorrido dura dos días y una noche, por lo que se arma un campamento al anochecer. La gente puede degustar una copa de vino y queso de cabra alrededor de una fogata. Al otro día, la travesía continúa hasta el sector de laguna Amarilla a 3.350 metros de altura. El valor del trayecto es de $ 95 mil.

Para los expertos se encuentra la Ruta del Arriero. En el lugar compartirán el oficio de los arrieros, aprendiendo a ordeñar cabras y elaborar queso de cabra de forma artesanal. También tendrán la oportunidad de ver cóndores y piuquenes -gansos salvajes- todo en un entorno natural a 4.000 metros de altura. El trayecto tiene una extensión de cuatro días, con un costo de $ 295 mil.

A quienes les atrae contemplar el cielo y las estrellas Turismo Migrantes ofrece paquetes de observación astronómica en Pisco Elqui. Entre sauces llorones, ríos y vegetación nativa se puede observar las constelaciones y estrellas a través de un telescopio de 12 pulgadas. Luego, junto a un fogón y probando pisco sour, los visitantes podrán compartir sus experiencias en grupo. El tour tiene un costo de $ 10 mil. También se realizan etapas de trekking nocturno. En él, las personas podrán observar la extensión del cielo sin contaminación lumínica. El estudio se complementa con una charla astronómica y tiene un costo de $ 15 mil.

Ruta del pisco

Con 30 hectáreas de viñedos propios, Fundo Los Nichos es uno de los pocos que guarda la tradición en la elaboración del destilado. Con un proceso de producción y embotellado manual, además de barriles que alcanzan hasta los 100 años de antigüedad.

Los recorridos están pensados para toda la familia. En ellos se puede probar los racimos de uva y degustar el pisco en forma gratuita.

Destinos

Embalse Puclaro

Reserva artificial , ubicada a 41 kilómetros de La Serena. Este embalse fue creado para el riego de los campos viñedos del Valle del Elqui. Hoy los turistas pueden realizar caminatas por sectores autorizados, además de practicar deportes como windsurf y kitesurf.

Vicuña

Localidad donde nació la premio Nobel de Literatura Gabriela Mistral. Está ubicada en la ribera del Elqui y se encuentra el museo inspirado en la poetisa. Para los interesados en la astronomía, el lugar ofrece visitas diarias al observatorio Comunal Cerro Mamalluca, además de servicios de restaurantes y hotelería a precios convenientes.

* Por algún motivo desconocido, el link al artículo desde facebook figura como si el titulo mencionase que Elqui pertenece a la V Región, cuando pertenece a la IV tal como pueden leer en el enunciado.

30 enero, 2011

El regreso de Roberto Matta a Chile a cien años de su nacimiento. Diversas actividades durante el año en tributo al artista.

Este año se conmemora el centenario del artista, nacido el 11 de noviembre de 1911. En Valparaíso se acaba de inaugurar una muestra.

Roberto Matta se enorgullecía de que su nacimiento, el 11 de noviembre de 1911 (11-11-11), estuviera marcado por esa coincidencia numérica. El pintor bromeaba con que la fecha simbolizaba el inicio de sus juegos surrealistas y luego agregaba, con humor, que también había nacido a las 11 de la mañana: simplemente estaba destinado a llevar una vida un poco más especial que el resto de los mortales. Sólo una vez concedió cambiar su onomástico, cuando le pidió a su amigo André Bretón que lo retratara para un pasaporte con una fecha distinta: 3,1415926 (el número Pi).

A 10 meses de que se cumplan 100 años del nacimiento del pintor chileno más famoso del siglo XX, las celebraciones se están preparando en grande. Hace más de dos años, Germana Matta, viuda del artista, conformó un comité especial para organizar el Centenario Matta. La elegida para liderar las gestiones como vicepresidenta fue la española Inés Ortega, quien entabló amistad con la pareja en los años 90, cuando su marido, comisario del Pabellón de Chile en Expo Sevilla 92, invitó a Matta a realizar una escultura. La primera exposición en España de homenaje al artista se realizó en 2005, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, con pasteles, litografías y textos que el artista creó inspirándose en El Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Entre 2007 y 2008, la muestra se expuso en EEUU y Brasil, y en 2009 itineró por Chile. Era un aperitivo.

Esta semana, la propia Germana Matta dio la partida oficial a las celebraciones del centenario en el país, inaugurando la exposición Hom’ Mere en Valparaíso, en el marco del Festival de las Artes, organizado por el Consejo de la Cultura y las Artes, que este año estuvo dedicado al pintor. Esta vez, la muestra reunió las obras con las que Matta homenajeó a otra gran obra de la literatura universal: La odisea, de Homero, con 50 grabados, realizados entre 1970 y 1985, que rara vez se exponen juntos y que estarán en el Palacio Consistorial de la ciudad hasta el 28 de febrero.

Sin embargo, la mayor exposición dedicada al artista se abrirá el mismo 11 de noviembre en el Centro Cultural Palacio La Moneda, y espera reunir más de 100 obras, muchas nunca vistas en Chile. Se trata de una muestra ambiciosa, que intentará traer de vuelta la figura de nuestro artista más universal. Cuando tenía 25 años, Matta emigró a Europa, donde fue ayudante de Le Corbusier y trabó amistad con artistas como Dalí, Magritte y Picasso. Su carrera la hizo afuera, vivió en París, Nueva York, Londres Roma y Tarquinia, Italia, donde murió en 2002.

Por eso, el equipo de Inés Ortega ya está en conversaciones con museos, galerías y coleccionistas extranjeros, coordinando el préstamo de las obras que devolverán de alguna forma a Matta a su tierra natal. Una de las primeras instituciones en responder al llamado fue el Museo Reina Sofía, que cederá Munda y desnuda, la libertad contra la opresión (1986), obra emblemática donada por Matta al estado español, junto a un pequeño óleo de 1937, sin título. El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid prestará El proscrito deslumbrante (1966), una serie de cinco cuadros de más de 20 metros de altura. Mientras que de la colección de Germana Matta vendrán L´x de l´espace y 25 obras más. También se exhibirá la tela El vicario (1954), prestada, entre otras piezas, por la Casa de las Américas de Cuba.

Entre los coleccionistas que cederían obras están el estadounidense Todd Figg, con varias telas de la serie Morfologías psicológicas, de 1937 a 1939, y el chileno Juan Salinas, con la pieza Eros enfant. También se exhibirán algunos de los famosos “cheques Matta”, dibujos que el artista enviaba a sus amigos con dificultades económicas tras el golpe de Estado de 1973.

Aún están por confirmarse piezas del Museo Rufino Tamayo de México y del Bellas Artes de Caracas. Se espera la tela Les puissances du désordre, del Centro Pompidou de París y la crucial Black virtue (1943) de la Tate Gallery de Londres, parte de la serie que Matta realizó influenciado por Duchamp y que marcó el cambio en su obra desde la exploración de su mundo interior hacia la mirada del cosmos.

Otra de las piezas a punto de ser confirmada es El espejo de Cronos, perteneciente al Banco Estado, que está prestada en comodato para adornar el Salón Azul del Palacio La Moneda. “Tenemos aún tres meses para cerrar los últimos préstamos importantes, entre los cuales nos parecen importantes también algunas obras de las colecciones de los hijos de Matta, con quienes ya estamos conversando su participación”, explica Ortega.

Además de los óleos, que suponen la parte más monumental de la obra del pintor, también se exhibirán objetos (sillas, tarros de conserva) y esculturas de la colección de Germana Matta, complementada por charlas y proyección de documentales.

Las actividades no terminan allí. La Universidad Católica prepara un proyecto en torno a La liga de las religiones, tesis de grado que Matta presentó en 1935 para titularse como arquitecto en esa casa de estudios. Se trata de bocetos de varios edificios con forma de mujer en distintas posturas. La idea es que alumnos de la universidad creen maquetas a partir de sus revolucionarios diseños. Otro proyecto es el que lleva a cabo la Universidad de Santiago, que trabaja en una exposición sobre la relación entre Matta y la ciencia, exponiendo el mural de siete metros titulado Vivir enfrentando las flechas, que el artista realizó para la institución en 1961.

También habrá actividades que apuntan a la participación ciudadana. La más llamativa es la que prepara el Espacio Matta de La Granja: Tras las huellas de Matta, que intentará reunir un gran archivo de fotos, cartas y documentos inéditos donados por gente que haya tenido alguna conexión con el pintor. Mientras, se planea que la muestra del CCPLM se traslade a ciudades como Iquique, Chillán y Concepción. “Sin duda hay facetas desconocidas de Matta. Fue una persona con gran curiosidad y un trabajador infatigable. Son poco conocidos sus escritos y su influencia en la pintura norteamericana. Matta es una chispa que lo enciende todo. Los chilenos se merecen una muestra de esta magnitud y descubrir hasta dónde podía llegar su genialidad”, concluye Ortega.

Galerías y museos se suman al centenario

En marzo, la galería Artium inicia sus conmemoraciones con una muestra que invita a 70 artistas locales, entre ellos José Balmes y Omar Gatica, a homenajear a Matta a través de sus obras. El resto de las muestras se concentrarán en noviembre: el Museo de Bellas Artes inaugurará una selección de pinturas y grabados de su colección, además de una serie de arpilleras realizadas en el museo por Matta en los 70. “La idea es vincular las piezas a la historia del museo ya que es la misma época en que se contruyó la Sala Matta”, dice la curadora Soledad Novoa. El Mavi prepara una muestra de esculturas y videos realizados por artistas sobre el pintor. La galería Isabel Aninat exhibirá dibujos y un par de óleos creados entre los años 40 y 70.

Quizás una de las muestras que dará más que hablar será la de la galería AMS Marlborough, y que será curada por Ramuntcho Matta, uno de los hijos del pintor, con óleos y dibujos que hablan sobre el concepto del cosmos. Además se lanzará un libro que recoge el diario de vida que el artista escribió en 1943, durante su residencia en Nueva York, lugar al que escapó debido a los horrores de la II Guerra Mundial, y que antes de morir le regaló a su hijo.

30 enero, 2011

Trabajos de Catalina Abbott se exhibirán en el Teatro de Zapallar. V Región.Chile.

Las piezas, en óleo sobre tela, ponen especial énfasis en el color y en las temáticas veraniegas.

A partir del próximo sábado 29 de enero, en el Teatro de Zapallar, se exhibirán 19 obras inéditas de la artista Catalina Abbott, las que se presentarán en óleo sobre tela, y que ponen especial énfasis en el color y en las temáticas veraniegas.

“Quiero reflejar mi estado actual que tiene que ver con el cambio de estación, donde explotan los colores”, reflexiona la artista sobre la muestra.

La exposición, que continúa hasta el 11 de febrero, fue organizada por la gestora cultural Carolina Ortiz, quien destacó la importancia de promover el arte, más allá de las fronteras de Santiago. “Para Catalina este es el comienzo de un año lleno de proyectos que tiene que ver con grandes obras en espacios públicos para que todas las personas puedan acceder al arte”, dijo

Dirección: Arturo Prat 120. Sector Zapallar. Zapallar

Zapallar es una comuna de Chile, situada en la provincia de Petorca. Es un tradicional y exclusivo balneario de la clase acomodada distante a 169 km de Santiago, 80 km de Valparaíso, y 71 km de Viña del Mar, entre los balnearios de Papudo y Cachagua, muy cerca (a sólo 4 km) de éste último. Tiene una población aproximada de 6 mil habitantes y actualmente es uno de los centros de veraneo más exclusivos del país, destancando por sus edificaciones, jardines y paisajes.

29 enero, 2011

El origen de los nombres de las calles de Santiago.Chile.

Así como Avenida Providencia recibió esa denominación en honor a las Hermanas de la Providencia, cuya iglesia se incendió esta semana, otras arterias de la capital esconden memorables historias detrás de sus rótulos.

La ancha cuadra de los “Ahumada”

 

La principal arteria comercial de la capital es la única que conserva su nombre desde el origen: un conquistador del siglo XVI. Ya en 1580 el acta del Cabildo de Santiago señalaba la “cuadra de los Ahumada”, donde esta familia, descendiente del bravo capitán Valeriano Ahumada, tuvo su casa solar desde tiempos de la Conquista hasta fines del siglo XVIII. “En ese tiempo se imponían más los caracteres e influencias que las normas, y don Valeriano logró que su calle fuera más ancha que las demás. Hasta hoy, Ahumada es un poco más ancha que Estado y otras vías vecinas. Además, en 1647, un sismo desplomó la mayor parte de Santiago y mucha gente quería trasladar la ciudad a un lugar más seguro, como anteriormente ocurrió con Concepción. Ahumada se opuso tajantemente y logró imponer su voluntad”, afirma el cronista Miguel Laborde, autor del libro Calles del Santiago Antiguo. Fue recién en 1977, por iniciativa del alcalde de Santiago Patricio Mekis, que Ahumada se transformó en paseo peatonal.

El monasterio de las monjas “agustinas”

En 1576 se fundó en la actual calle Agustinas -esquina con Ahumada- el enorme monasterio de las monjas Agustinas de la Limpia Concepción de María. Albergaba 400 religiosas y criadas. Fue el primer monasterio de Santiago y en el siglo XVIII llegó a ser la orden más poderosa y rica de la ciudad. En 1852, las monjas vendieron la mitad del terreno que ocupaban. Según el escritor Sady Zañartu, las agustinas, para pasar a su nueva casa y no romper la clausura, mandaron construir un subterráneo que atravesó la calle hasta el claustro principal, en calle Moneda, donde aún se conserva su templo. El cronista Miguel Laborde duda de la versión del túnel: “Es un mito. El claustro no era tan rígido en su origen. Durante la Guerra de Arauco, mientras sus maridos combatían, había muchas mujeres que se instalaban un tiempo en el convento con sus sirvientes y esclavas negras e incluso hacían fiestas”, afirma. Las monjas se mantuvieron en esta calle hasta 1912, cuando trasladaron su claustro a la entonces apacible calle Vicuña Mackenna.

La tienda donde flameaba la “bandera”

El nombre de esta calle se debe al ingenio del abuelo de Arturo Prat, don Pedro Chacón y Morales. En 1819, a un año de la Independencia de Chile, el naciente gobierno enfrentaba un problema: no había banderas, porque la guerra había diezmado las arcas fiscales. El comerciante Pedro Chacón tenía su tienda en esta calle y era el único que poseía telas rojas en todo Santiago. Para el primer aniversario de la República, enarboló un gran pabellón patrio, el mayor de la capital, que flameaba sobre su local. El escritor y periodista Sady Zañartu relata en su libro Calles viejas de Santiago: “La superstición le hizo mantener por varios años, en su asta improvisada, la ya desteñida bandera del año 1819, y las damas favorecidas con la adquisición de las ricas telas, al ser interpeladas por el lugar de su procedencia, respondían: “La compré en la Bandera, hijita”. Así, el nombre se extendió primero a las inmediaciones de la tienda y más tarde a toda la calle, que conserva desde esos años su apelativo de calle de la Bandera”.

Las beatas de la “Compañía” de Jesús

Los jesuitas se domiciliaron en Chile en 1593 y tuvieron su convento e iglesia en la manzana donde está ahora el ex Congreso Nacional. Según el escritor Sady Zañartu, las beatas que acudían a las festividades diarias de esta congregación fueron las primeras en llamar a la calle con el nombre “de la Compañía”. Miguel Laborde cuenta que el convento jesuita era también muy concurrido, porque “tenían la única botica de Santiago, donde vendían escamas de piel de serpiente, polvos de dientes de dragón, yerbas y distintos fármacos, algunos efectivos y otros basados en supersticiones”. El 8 de diciembre de 1863, en plena celebración del Día de la Inmaculada Concepción, el imponente templo se quemó con sus fieles adentro. Murieron 2.000 personas y por mucho tiempo los transeúntes usaron vestimentas de duelo. “En los jardines del Congreso, justo donde estaba el altar mayor, hay un monumento a las víctimas que recuerda la tragedia”, dice Laborde.

El hospicio de “huérfanos”

A mediados del siglo XVIII, el Marqués de Montepío donó en esta calle una vasta propiedad para fundar el primer hospicio de pobres y crianza de niños huérfanos. “Había muchas relaciones no legales y los embarazos no deseados eran un problema nacional. La Casa de Huérfanos incluso tenía unas estructuras de madera giratorias, donde una mujer podía dejar su guagua y hacer girar la tornamesa sin ver quién estaba al otro lado, para garantizar su privacidad”, relata el cronista Miguel Laborde. En 1779 apareció en Santiago la epidemia del cólera, que diezmó la ciudad.

Durante dos años, se habilitó la Casa de Huérfanos como hospedaje de los “coléricos”, donde se atendió a 3.978 mujeres.

Tras este episodio, el Cabildo reclamó que volvieran nuevamente los niños a ocuparla. Según cuenta el escritor Sady Zañartu en su libro Calles Viejas de Santiago, el orfanato funcionó en la casona hasta 1850, año en que fue trasladado al asilo de la Compañía de Jesús y, más tarde, a la casa de las Hermanas de la Providencia. Sin embargo, los largos años del hogar de niños sin padres perpetuó el nombre de la calle Huérfanos.

Las “monjitas” expropiadas

En las faldas del cerro Santa Lucía, el convento de las monjas de la Orden de Santa Clara la Antigua ocupaba toda una cuadra entre las actuales calles San Antonio, Santo Domingo y 21 de Mayo. Llegaron a asentarse en Santiago en 1678, después de estar casi un siglo en el sur, misionando desde Osorno hasta Castro. El pueblo las llamaba cariñosamente “las monjitas de la plaza” y de ahí vino el nombre de la calle. Ocuparon este amplio recinto hasta que fueron obligadas a irse en 1821. “Bernardo O’Higgins les confiscó su convento, porque necesitaba con urgencia un hospital de campaña y banco de sangre para recibir a patriotas heridos. Después fue pasando el tiempo y nunca les devolvió su propiedad. Eso pasó con muchas propiedades en los años de la Independencia. También a un particular de apellido Undurraga le pidieron prestada su casa en Estado para el general Ramón Freire y 20 años después todavía le escribía al gobierno pidiendo que se la devolvieran”, afirma Miguel Laborde. Las monjitas se fueron provisoriamente a un monasterio en la Recoleta de San Francisco, en el sector de La Chimba (norte del Mapocho) y más tarde se instalaron cerca del Estadio Nacional. “No volvieron más al centro”, sentencia Miguel Laborde.

Pídale a “San Antonio” que le mande un novio

Durante el siglo XVII, este callejón primitivo -que fue trazado a cordel el mismo año de la fundación de Santiago por el alarife Pedro de Gamboa- era protagonista de peleas a piedradas entre santiaguinos y chimberos (habitantes de La Chimba, al otro lado del Mapocho). Los transeúntes para cruzar la calle tenían que esperar los momentos en que se calmaba la lluvia de piedras.

Pero una figura religiosa instalada por 10 monjes franciscanos cambió el carácter bélico y también le dio nombre a esta calle. “En el costado de la Iglesia San Francisco había un nicho con una imagen de San Antonio, incrustada en los muros, que se veía justo desde esta calle. Mucha gente le encendía velitas para pedirle su intercesión en causas difìciles, especialmente las niñas que querían encontrar un amor”, cuenta Miguel Laborde.

Por la calle San Antonio desfilaban las solteras mayores de 20 que iban a confiarle al santo sus esperanzas casamenteras o a dejarle flores de agradecimiento por los favores concedidos.

28 enero, 2011

El regreso del breakdance a las calles. Competencia callejera se presenta en el GAM. RM.Chile.

Estos ritmos urbanos vuelven al centro de Santiago desde el 23 de febrero, gracias al primer festival de hip hop del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).

El breakdance, un baile urbano que nació en barrios neoyorquinos como Bronx y Brooklyn en los 70, llegó a Chile en 1984. Eran movimientos aeróbicos y rítmicos, acompañados de pasos sorprendentes que se hacían en el suelo con las manos y pies. Incluso, Don Francisco les ofreció un espacio a algunos cultores de este estilo, como Pabon y Clemente, en su maratónico programa Sábados Gigantes.

Marcos “Manny” Navarrete tiene 30 años y trabaja de repartidor de mercadería por diversas comunas de Santiago. Seguramente, los clientes no saben que él se presentó alguna vez en el escenario del Teatro Municipal de Santiago bailando breakdance. Quizás tampoco saben que desde el 23 de febrero será uno de los profesores de esta disciplina en el festival de Hip Hop del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).

“Fue en 2001, con una compañía de danza llamada Tormenta en Ataque. Eramos seis integrantes y fue una experiencia tremenda. Venir de la calle a bailar al Teatro Municipal fue doblemente alentador, porque antes de nosotros ningún grupo de ‘break’ había llegado a ese escenario”, cuenta Manny.

Hace 15 años que Navarrete es cultor de este estilo de baile, que le ha permitido viajar por todo Chile y participar en varios eventos publicitarios, especialmente de marcas de zapatillas deportivas. El breakdance fue durante la década de los 80 una de las manifestaciones culturales urbanas de las grandes ciudades, como Nueva York, y gracias al festival organizado en el GAM vuelve a estar vigente.

“Hace 25 años llegó este estilo a Santiago. En los 80, la gente se reunía en el pasaje Bombero Ossa, en el centro. Luego pasó al paseo San Agustín, después a la parte de atrás de la Estación Mapocho y la pileta del Parque Forestal”, cuenta. “Ahora el lugar más importante es la Plaza de Maipú, pues ahí se concentra un gran número de bailarines”, agrega.

Las comunas con más cultores de esta disciplina son Puente Alto, Peñalolén y la mencionada Maipú. “La verdad, esto se practica en todo Santiago, menos en el barrio alto. Ahí hoy se practica más el graffiti”, relata. Pero en comparación con los 80, destaca: “Santiago, ahora, está abierto a todas las tendencias”.

Las acrobacias de este movimiento callejero necesitan de disciplina. En el GAM, Navarrete hará clases a dos grupos por separado, niños y jóvenes, principiantes e intermedio. Las clases consisten en enseñar a que las personas aprendan a reconocer su cuerpo y sus posibilidades. “El breakdance es una disciplina personal que ayuda a mantener un buen estado físico, sin necesidad de ir al gimnasio”, remata “Manny” Navarrete.

Los talleres que cuestan $ 1.000 y los espectáculos de breakdance se realizarán entre el jueves 24 de febrero y el domingo 6 de marzo.

La amplia programación del GAM incluye tendencias como el hip hop. “Queremos tener todas las expresiones de cultura urbana presentes en el mismo lugar, para el disfrute de los cultores y seguidores, pero también de público que no está interiorizado”, dice Alejandra Wood, directora ejecutiva del Centro Cultural Gabriela Mistral. “El GAM es un lugar de encuentro de las artes. Si bien esta es una manifestación cultural lejana del centro de la ciudad y a la que no todos acceden, lo que queremos es presentarlo siempre con una marca de excelencia. Por eso el cierre estará a cargo de Anita Tijoux”, finaliza Wood.

Centro Cultural Gabriela Mistral / GAM
Dirección: Av. Libertador Bernardo O’Higgins 227, Santiago, Chile.
Teléfono: +56 2 687 9355 ‎

28 enero, 2011

Al igual que las fiestas 3D, las “headphone disco” irrumpen las nuevas propuestas.RM.Chile.

Headphone Disco: los detalles de la primera fiesta para la generación del iPod

Sin ruido, sin efectos, pero con mucho movimiento. Así se vivió en Santiago la llamada fiesta del silencio.

Son las 12.30 de la noche y afuera del Centro Cultural Amanda en Vitacura se agolpa la gente. Algunos famosos toman champaña en coquetas mesitas que tratan de encajar en el glamour tosco de Los Cobres de Vitacura. Los asistentes entran en grupos de entre dos y seis personas. Tienen onda: en su mayoría son altos y caucásicos y visten a la moda.

También hay un nutrido contingente de medios. Como ya es una cábala para este tipo de eventos, nos hacen esperar. Al rato entramos. Hay una escalera negra que desciende a una especie de vestíbulo donde nos explican la ciencia del asunto: todos los asistentes tienen un audífono que abarca dos frecuencias, cada una con un DJ diferente: en un canal -supervisado por el dueño de la licencia, Graham Ferguson-abunda la electrónica y el hip hop, mientra que en el canal B estaba el DJ local.

No sabemos qué nos espera. Se trata de nuestra primera Headphone Disco, también promocionada como la fiesta del silencio. El formato, creado en 2006 en Europa, hacía su arribo por primera vez a Latinoamérica en nuestra capital.

En la luna

En un principio evitamos usar los audífonos y al hacerlo la primera impresión del lugar es extraña. Más de 250 personas se mueven porque sí. Un zapateo sobre el piso de madera marca un ritmo como si se tratara de un desfile militar. Era una fiesta en mute. Aunque ni tanto: allí nos dimos cuenta que de silencio la fiesta tenía poco: saltos, pasos y coreos varios. Era ruidosa, pero no más que una calle. La gente cantaba y se reía, mientras en el cielo nueve bolas de esas que se asocian con el Studio 54 coronaban el cuadro. El primer comentario que hacían al entrar: “Qué freaky, pero está bueno”.

El idioma de los DJ se divide por estilo: el de electrónica habla en inglés y pronuncia cosas como “Put your hands in the air”, mientras que el chileno, cosas típicas de discotecas: “¿dónde están los chilenos?”, “que canten las chicas”, aunque -claro- en versión ABC1. Sólo los escuchan quienes tienen audífonos. De pronto, algo obstruye el entusiasmo from Cachagua del DJ chilensis: luego de un abrupto silencio anuncia que se ha perdido un micrófono y amenaza con parar la fiesta si no aparece. Nadie parece prestarle atención y sigue el jaleo. En todos lados se cuecen habas.

La fiesta personal

En el mundo real, los audífonos se han convertido en una especie de escudo personal. El arma perfecta para aislarse en el metro, en una sala de espera o para evitar conversaciones incómodas en un viaje largo. Acá la idea es que fuera todo lo contrario. Por ejemplo, la frase escogida para romper el hielo era “¿Qué estás escuchando?”.

La mayor virtud de la fiesta era la posibilidad de tener dos ambientes en un lugar. Con los audífonos se podía estar en la pista y sin ellos empezar a conversar sin gritar, algo nuevo en el mundo de la comunicación fiestera. Pero claro, para conversar había que encajar, algo que ninguno logró: En mi caso, le echo la culpa a que mi fenotipo no era compatible con los presentes. Carlos, en cambio, se quejó de que toda la gente llegó en grupos difíciles de romper. Grupos unidos en gran parte por su gusto: ellos con pitillos y camisas abotonadas justo para mostrar pelo en pecho. Ellas delgadas, con vestidos, calzado con plataformas y mucho cuidado capilar. Inalcanzables, fue nuestra conclusión. Optamos por separarnos. Yo terminé conversando con un tipo que al parecer sufría lo mismo que yo. “Con 10 minutos se acaba la novedad”, dijo el hombre que llevaba una polera que decía “YouTube Guata”.

El ruido del silencio

Las fiestas silenciosas no son perfectas. Una pareja discute a una orilla de la pista. Como parece ser un deporte nacional ella recrimina a su pololo, mientras éste trata de tranquilizarla. Axel baila con sus audífonos puestos y yo escucho la discusión. Aunque pienso en intervenir, la solidaridad de género no me da para tanto. Parto a la barra a modo de consuelo. Ahí me encuentro con uno de los puntos a favor de las fiestas silenciosas: no hay que gritar para pedir un trago. Vuelvo a la pista y al tipo lo siguen retando, ya van 25 minutos y la cosa no parece cejar. Muy internacional será la fiesta, pero hay cosas que no cambian.

La partida

A eso de las tres de la mañana se escucha la primera cumbia. Chico Trujillo. La mayoría escucha esa frecuencia y corean “loca, loca, loca… A esa altura de la noche hemos contabilizado cuatro chicas tan rubias como gringas, siete pantalones rojos pitillos, cinco sombreros de ala en lo que parece ser la moda del verano, dos vodkas al piso, un reguetón rechazado (¡no al reguetón!, se escuchó), un canción de Blur, otra de Nirvana y otra de Michael Jackson. Y tres mil cuatrocientos quince gritos femeninos por: entrar a la fiesta, encontrarse con una amiga, escuchar una canción que les gusta, escuchar una canción que no les gusta, etc, etc. Y unos veinte famosillos.

Se esperaban 500 personas -el límite de audífonos-, pero vimos muchas menos. De todas formas, la organización dice que realizarán tres fiestas más, luego de comenzar a probarlas en diferentes balnearios y azoteas. El sistema es a prueba de vecinas reclamonas.

¿Realmente funciona? Con Carlos terminamos coincidiendo en una cosa: cuando lo que se quiere es bailar, todo vale en el carrete chileno. Y más si te dan el control en la punta de los dedos.

Lugar: Centro Cultural Amanda.
Dirección: Embajador Doussinague 1767, Local 0027. Cobres de Vitacura / Ex Multicine.

*No olvides conocer sobre la propuesta de las fiestas 3D que se esperan para Marzo 2011.

28 enero, 2011

Kanye West, The Killers y Jane’s Addiction lideran el festival Lollapalooza Chile

Ya está. Después de días de especulaciones y ansiedad melómana, uno de los anuncios más esperados de la cartelera local en el último tiempo tiene a sus nombres definitivos: el Festival Lollapalooza Chile, la réplica local del mayor evento musical de Estados Unidos y que se hará el 2 y 3 de abril en el Parque O’Higgins, cerró su cartel de invitados y hoy se oficializará en todo el planeta.

Se trata del anuncio central del mayor festival rockero que se haya hecho en el país y que hasta fue destacado hace tres semanas por el diario “The New York Times”, que usó la instancia para alzar a Santiago como el mejor destino turístico de 2011.

Los tres créditos estelares -o “headliners”, según la jerga festivalera- serán el rapero norteamericano Kanye West, quien viene como el artista más importante de 2010 luego que la crítica eligiera su último álbum como lo más brillante de la temporada; el grupo The Killers, que sólo se reunirá para pasar por Santiago, tras el receso que abrieron el año pasado y luego que su vocalista debutara en solitario; y el conjunto Jane’s Addiction, emblemas del rock independiente liderados por el cantante Perry Farrell, creador de la cita que por primera vez tendrá una versión fuera de su país de origen.

Atendiendo a la vocación mayoritariamente alternativa que el evento ha inmortalizado, el “line-up” de la edición nacional continuará su marca: créditos que, sin pertenecer a un circuito estrictamente pop y masivo, tienen una probada reputación en sus respectivos géneros; nombres que llevan el pulso del sonido actual; y una diversidad estilística que va desde el hip hop y la electrónica hasta el rock de alto voltaje. Precisamente, en el nicho del rock indie es donde el cartel luce insignes: The Flaming Lips, Yeah Yeah Yeahs, The National, Cold War Kids y The Drums. En el área electrónica, el contingente crece: Fatboy Slim, Armin Van Buuren, Empire of the Sun, Cansei de Ser Sexy, Fischerspooner y Ghostland Observatory. Por el lado más duro están Deftones, 311 y el rock de etiqueta emo de 30 Seconds to Mars, mientras que el hip hop tiene a Cypress Hill y los cantautores están representados por Ben Harper, Cat Power y Devendra Banhart. El pop británico tradicional tiene en los retornados James a su gran embajador.

Los chilenos son encabezados por Los Bunkers y Chico Trujillo, para luego seguir con Francisca Valenzuela, Ana Tijoux, Quique Neira, Joe Vasconcellos, Dënver y Fother Muckers, entre otros. De ellos, dos participarán en el Lollapalooza que se hará en agosto en Chicago. Un total de 57 nombres que se contactaron en cuatro meses y que se repartirán en cinco escenarios: los dos principales, donde pasarán los créditos estelares, se irán alternando y estarán ubicados en la elipse; el Movistar Arena estará consagrado sólo a la electrónica; el teatro La Cúpula recibirá al rock alternativo; y el área ubicada cerca de Fantasilandia tendrá el Kidzpalooza, dedicado a los niños y que tendrá shows como los de Los Pulentos y Magic Twins. Cada uno de ellos llevará el nombre de marcas como Xbox, Windows 7, HP y LG.

Del total de músicos cerrados, sólo falta que se sumen dos: un conjunto infantil y un DJ local. Además, pronto también se definirá el calendario y los horarios. Eso sí, cada día las puertas se abrirán a las 10 horas, con shows partiendo al mediodía y extensión hasta las 23 horas. Además, el lugar estará rodeado por “merchandising” y stands que difunden la vida sana. La meta es juntar 50 mil personas diarias. La venta de entradas empieza hoy a través de Puntoticket y sólo se podrán adquirir abonos para los dos días. El acceso general (que permite ir a todos los escenarios) tiene una preventa de $55.000, mientras que el Lounge VIP está a $160.000 y sólo ofrece ingresos a plataformas con mejor visión, degustación de comida, baños VIP y sitios de descanso. Desde el 11 de febrero se podrán comprar para cada jornada por separado.

Sus organizadores -la productora local Lotus y las empresas WME y C3 Presents- aseguran que se trata de un cartel de primer nivel para una cita debutante y que confirma al evento como lo mejor en la región para este semestre. Y aciertan: el festival de Coachella, el segundo más importante de EE.UU. y que se hace en abril en California, también tiene a Kanye West como “headliner”, pero dos semanas después de Chile. Además, The Killers, Jane’s Addiction o West sólo vendrán al Lollapalooza y no tienen otras fechas en Sudamérica. De hecho, la agencia de viajes Carlson Wagonlit ofrece desde hoy paquetes para asistir desde cualquier parte del mundo al espectáculo.

Recomendamos nuestra entrada previa.

Etiquetas: ,
28 enero, 2011

La Tormenta: Maestría Rusa.Teatro a Mil.RM.Chile

La obra La tormenta es la más popular del ruso Alexander Ostrovsky (1823-1886), al punto que durante décadas se le representaba, ritualmente, durante ocho días en la ciudad de Torshok, de donde el autor extrajo esta historia y sus personajes. Originalmente se trata de un texto extenso y profuso, que la Compañía Pushkin Drama Theatre-Magnitogorsk sintetizó al máximo, quedándose para esta representación con el esquema básico de su argumento y de sus protagonistas. Su reconstrucción se consigue gracias a la acumulación de cuadros breves, casi fragmentarios.

Ostrovsky fue una especie de adelantado a los temas que después, a fines del siglo XIX, su compatriota Chéjov desarrollaría con amplitud. Se trata de un teatro esencialmente realista, que aspira a recrear el fondo de lo que se ha llamado “el alma rusa”: su carácter, sus íntimas aspiraciones, sus pasiones más enérgicas y las culpas que acarrea la religión cristiana. Todo ello se vuelca aquí en la familia de una patriarca de provincia, la Kabanova (Nadezda Lavroba), mujer dominante sobre la cual gira el resto. Su nuera Katerina (Maria Mavrina) se asfixia al lado de su mediocre marido Tikhon (Vladimir Bogdanov), con quien no puede tener hijos y al que engañará con un joven recién llegado desde Moscú. Este acontecimiento provoca un desenlace infortunado, aunque esperable. Katerina representa esas oscuras ansias de huir de la mediocridad y de la monotonía que la circunda, anticipando a varias protagonistas femeninas de la literatura y la dramaturgia rusas.

Aquí se privilegian los aspectos escénicos, más que los verbales. La marcada gestualidad de los personajes, sus largos silencios, la conmovedora presencia de la música, los movimientos a veces ceremoniales y llenos de humor, la fuerza metafórica de ciertos objetos, los bailes y los juegos de desplazamientos constituyen el eje expresivo a través del cual se trasmiten emociones y sensaciones, más que conceptos. El imponente diseño es el corazón de esta propuesta: tablones que suben y bajan para insinuar diversos espacios y una fosa con agua que vemos a través de espejo oblicuo sobre el escenario, son parte indisoluble de la naturaleza de sus personajes.

De esta forma, una obra que al comienzo nos resulta algo extraña, o al menos poco habitual, nos va envolviendo en su particular estética, hasta convencernos de que estamos frente a un montaje sobresaliente. Como su título lo indica, en La tormenta el agua cumple una función clave y múltiple en sus significados, desde servir de purificación física y espiritual, hasta ser una advertencia de la tragedia que se aproxima. Y aunque muchas referencias culturales y códigos específicos quedan sin descifrar, el espectáculo en su conjunto constituye una lección de calidad y teatralidad.

RUSIA.-
Obra: La Tormenta, de A. Ostrovsky
Director: Lev Erenburg
Elenco y personajes: Dicoy: Petr Ermakov; Boris Ggrigoriyevich: Igor Panov;
Kabanova: Nadezda Lavrova; Tikhon: Vladimir Bogdanov; Katerina: Maria Mavrina; Varvara: Shchebleva Alena; Kuligin: Yuriy Duvanov; Kudryash: Andrey Mayorov; Glasha: Lira Lyamkina; Feklusha: Elena Savelyeva; Matryona: Marina Yakovleva; Esposa de Dicoy: Shchebleva Alena
Director de Arte: Alexey Votyakov
Diseño vestuario: Alexey Votyakov
Compañía: Munitsipalnoye Avtonomnoye Uchrezhdenye Kultury “Magnitogorskiy Dramaticheskiy Teatr im. A.S. Pushkina”.
Jefe técnico y decorados: Stanul Alexander
Vestuario: Alekxina Larisa
Asistente de Producción: Petrova Olga
Duración: 2 horas 30 min.
Funciones: 26, 27, 28, 29 y 30 a las 20:00 horas
Lugar: Teatro Universidad de Chile, ubicado en Providencia 043 (Providencia)

*Recomendamos otras entradas.

A %d blogueros les gusta esto: