Las pool party aterrizan en Chile y se consolidan como la última moda del verano

Son eventos a pleno sol, a los que se va con sandalias, traje de baño y toalla y donde sus asistentes aseguran que hay menos excesos.

El 1 de enero Ignacio Elzo (26) se armó con sus pilchas y partió a una fiesta junto a un grupo de amigos. Antes de salir pasó lista a cada una de las cosas indispensables para el evento: lentes de sol, traje de baño, sandalias y toalla. No es que Ignacio se haya confundido o estuviera aún turbado por la noche de año nuevo -de hecho, no bebe alcohol-. Su destino ese día era una pool party (o fiesta de piscina), la última novedad del verano chileno.”No son iguales al resto de los carretes. Es otra dinámica, como una fiesta más relajada”, dice.

Estos eventos han irrumpido con fuerza. Se desarrollan en locaciones con grandes piscinas ubicadas en Mantagua, Marbella y Ritoque con renombrados DJ de música electrónica dándole ambiente. Los asistentes son jóvenes de 20 a 35 años que bailan, conversan y se divierten a pleno sol y hasta que dura la luz del día. Esta es la clave de su éxito: han extendido el espectro del “carrete” al día. “Se puede conversar más relajadamente y al ser todo más iluminado se ven menos excesos”, detalla Daniela Espinoza, otra de las asistentes.

Este detalle no es menor: al ser a la luz del día, los asistentes se comportan mejor y le dan otro tono al carrete. “Esto es lógico, cuando las personas hacen las cosas a la vista de todos, hay un mejor comportamiento. Al contrario, cuando pueden y deben esconderse hay más desenfreno”, explica Carlos Livacic, sociólogo de la U. Central. “No hay peleas ni problemas con el copete, a pesar de que la mayoría toma. Es todo muy ordenado”, refrenda Elzo.

Bajo el sol

Ya se han realizado cuatro de estas fiestas en Chile, todas a cargo de la productora Street Machine, en el Mantagua Hotel and Village y en el resort de Marbella, donde se realizó la última el pasado jueves. A tres de ellas llegaron en total más de dos mil personas, pero la del 1 de enero fue la más grande y contó con 3.000 asistentes.

“Estuvo llenísima”, comenta Noa Michelow. La periodista cuenta que en el evento había un camino principal que se bifurcaba en rutas: la de la izquierda llevaba al primer escenario y la piscina, con toboganes de agua, gente bañándose y bailando mientras chapoteaban, y otros grupos conversando en un sector con sillas de playa o tomando sol en el pasto. El camino de la derecha derivaba en otro escenario más grande y un lugar donde comprar comida. La fiesta también tenía cuatro barras, baños químicos “modulares”, camarines para cambiarse de ropa y amplios espacios para los que querían alejarse de la música. La entrada costaba entre 15 mil y 20 mil pesos.

Estas fiestas llegaron del extranjero, en lugares como Ibiza o Miami. “En Europa y Estados Unidos las pool party se hacen desde hace más de un año. Nosotros buscábamos un lugar para traer este concepto a Chile”, cuenta Alan Figueroa, productor de Street Machine, pioneros en esta clase de fiestas y que tiene dos ya agendadas: el 19 de febrero en Mantagua y otra en Santiago para marzo.

Los asistentes concuerdan en que si en las fiestas en la noche importa la ropa y el estilo, acá manda el físico, pues son un espacio donde “muchos se van a mostrar y se nota que es gente fitness, que se preocupa de cuidar su cuerpo”, comenta el ingeniero comercial Felipe Vicuña (26). A pesar de la naturaleza más relajada que tienen estos eventos, las mujeres igualmente van bastante arregladas. “Es evidente que se preocupan de verse bien. Con buena pinta y su mejor bikini”, confirma Ignacio Elzo.

Tal vuelo han tomado las pool party que otras productoras se han fijado en este nicho. “Esta es una nueva instancia que acá no se había visto. El hecho de comenzar temprano es muy atractivo, porque la gente va más relajada y preparada para carretear durante todo el día, lo que gusta mucho”, opina Matías Torrejón, de la productora Santiago Beats, que también anuncian dos nuevas fiestas de este tipo: en Ritoque el 17 de febrero y otra en Santiago en marzo en una fecha a confirmar, con la diferencia de que juntarán el día y la noche: de cuatro de la tarde a cinco de la mañana.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: