«Cifra, Silencio e Imagen» / CeAC

Siete artistas egresados de la Escuela de Arte UC, U de Chile y UNAB se reúnen, desde el miércoles 1 de junio, en la exposición «Cifra, Silencio e Imagen» aportando nuevas miradas sobre la pintura chilena contemporánea. Con esta técnica como protagonista, demuestran que aunque en estos tiempos puede estar en desuso, sigue igual de vital y puede dialogar con otros medios contemporáneos.

¿Por qué en pleno siglo XXI, en la era de la revolución de las imágenes provenientes masivamente de la tecnología, en la era de la industrialización y consumo de estas imágenes, aún hay gente que persiste en pintar cuadros a mano y gente dispuesta a mirarlos? ¿Qué puede aportar la pintura hoy, a la experiencia de ver?

Con esta reflexión, que se dirige hacia la vieja sospecha de la muerte de la pintura debido a la tecnología, se instala la exposición “Cifra, silencio e imagen” en el Centro de Arte Contemporáneo Las Condes (CeAc).

Bajo la curatoría de la artista y académica de la Escuela de Arte UC, Voluspa Jarpa, los artistas Natalia Álvarez, Gaspar Álvarez, Claudia Bitrán, Fernanda Bustos, Andrea Domínguez, María José González y Sacha Seguel, intentan demostrar que la muerte de la pintura se ha dilatado. “Creo que lo que une a los trabajos de todos los artistas es reelaborar las imágenes tecnológicas, que por lo general son de consumo rápido y masivo, a través de una técnica manual que obliga a mirarlas de otra forma, detenerse en ellas y desde ahí observarlas más analítica o críticamente según la propuesta de cada uno. Es un ejercicio de visión y de cómo un medio te condiciona a una u otra experiencia visual, que también es narrativa, discursiva o retórica”, comenta la curadora.

“Cifra, Silencio e Imagen” es además una instancia para comprobar qué diálogos establecen estos jóvenes artistas con otras experiencias visuales como las imágenes de prensa, el cine, video, fotografía digital, la reproducción y qué buscan descubrir, inventar o mostrar con estos diálogos. Es así como Fernanda Bustos trabaja con fotografías subexpuestas, en el límite de lo que es visible y relacionando ese espacio con el suspenso al que el cine tanto provecho le ha sacado con las películas de terror. Por su parte, Sacha Seguel alude a ciertas imágenes de prensa, de acontecimientos históricos vistos desde su era tecnológica, y ahonda en la paradoja de tomar como modelo el medio técnico y no la imagen.

María José González realiza una operación en diálogo material con el cine y pinta fotogramas que en una película corresponde a dos segundos, mientras que en pintura se transforman en 53 cuadros; Andrea Domínguez muestra un políptico de variados formatos donde cada cuadro pretende dialogar con los otros desde su unidad, construyendo un mundo verosímil pero que al mismo tiempo alude a lo imaginario.

Para Claudia Bitrán su obra establece un diálogo con el mundo y sus sistemas de comunicación tecnológica, tanto en las redes sociales como en la circulación de las imágenes. Para ello pidió a distintas personas que le mandaran “su foto menos importante” a través de twitter, facebook o mail a cambio de transformarla en un cuadro; Gaspar Álvarez trabaja a partir de una concepción de imagen que pone a prueba en su ejercicio de pintar y, desde su archivo de imágenes, selecciona las que considera más puramente objetivas, es decir, aquellas que acompañaron un texto noticioso. Pintadas con tóner (tinta para las fotocopias) pasan a existir como datos visuales puros, poniendo en duda su capacidad de informar. El resultado son imágenes sintéticas, en alto contraste, retraídas al blanco del soporte y al negro de la tinta. Finalmente Natalia Álvarez exhibe pinturas que no son pinturas, sino una instalación. En tabiques que simulan ser muros de casas, se proyecta la imagen de un bodegón que cambia sutilmente de iluminación. Pero lo que parece ser una fotografía fija resulta ser un video que capta los cambios de luz de una habitación. Así, un medio se desliza en otro, pintura en foto, foto en video, video en proyección, proyección en instalación.

“Estos “pintores” realizan un doble esfuerzo: pintar, en primer lugar, y luego relacionar la pintura con el mundo que les rodea. Pintar para preguntarse por el mundo que les rodea. Pintar para mostrar el mundo que les rodea y aquello que les inquieta de este mundo, haciendo aparecer y desaparecer, imágenes, informaciones a través del paso material de un medio a otro”, concluye la curadora de la muestra, Voluspa Jarpa.

Lugar: Centro de Arte Contemporáneo, CeAC.
Actividad: Exposición Cifra, Silencio e Imagen.
Fecha: Desde el miércoles 1 de junio al sábado 9 de julio.
Dirección: Av. Apoquindo 3300, segundo piso. Metro El Golf.
Horario: De lunes a viernes de 10.00 a 20.00 hrs. Sábados de 10.00 a 14.00 hrs.
Entrada: liberada.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: