Teatro Nacional Chileno celebra sus 70 años con Esperando a Godot, un clásico moderno

Poner en escena uno de los grandes textos del teatro mundial es un arma de doble filo. Desde su estreno en 1953, Esperando a Godot ha demostrado su peso y vigencia. El filo peligroso es que, con tanto análisis y especulación en torno a ella, cualquier director que sostenga el texto entre sus manos corre el riesgo de perderse en el vacío existencial o en la superficialidad de la anécdota: quién o qué es Godot, por qué Beckett le puso ese nombre. ¿Se refería a Dios?, ¿llegará alguna vez Godot, o los personajes están en un infierno, condenados a la espera eterna?

Raúl Osorio, director del Teatro Nacional Chileno, recomienda leer todo sobre Esperando a Godot y olvidarlo rápido: “Creo que Beckett quiso dejarlo en la ambigüedad. Dijo que si supiera quién es Godot, lo hubiera dicho en el primer acto, y si no lo sabe él, que escribió la obra…”.

Según las memorias del ciclista Tim Hilton, el nombre viene de otro ciclista, el francés Roger Godeau. Durante la Segunda Guerra Mundial, el velódromo de París fue usado como lugar de tránsito para 12 mil judíos que después fueron enviados a Auschwitz. A fines de los 40, Beckett fue al velódromo, donde un chico le habría dicho que estaba “esperando a Godeau”. El irlandés saca la frase de contexto para titular esta obra cubierta por la sombra del Holocausto.

“Qué o quién es Godot no es relevante, como tampoco importa si Beckett se inspiró en un cuadro de Friedrich para escribir la obra. Lo que interesa es entrar con los actores en un viaje para descifrar lo esencial de un texto sobre el que hay demasiada información. El exceso de información ahoga tus percepciones”, dice Osorio en su oficina de Morandé 25.

El 22 de junio, el Teatro Nacional estrenará la emblemática obra de Beckett para celebrar sus 70 años. El entonces llamado Teatro Experimental de la U. de Chile, encabezado por Pedro de la Barra y José Ricardo Morales, abrió sus puertas un domingo de 1941 con La guardia cuidadosa, de Cervantes, y Ligazón, de Valle-Inclán. Un dato interesante: cuando el grupo debutó, Beckett aún no escribía Esperando a Godot.

Godot y la esperanza

Al principio, Raúl Osorio imaginó la obra en blanco y negro, como una película de Chaplin o Buster Keaton, con dúos de humor: Vladimir y Estragon por un lado, Pozzo y Lucky por el otro. Con el tiempo abandonó la idea. “Comencé con una idea muy confusa, con el espacio lleno de cosas. Eso se fue limpiando y llegamos a una síntesis. Beckett pide un espacio que represente la nada, que la presencia de un árbol muerto pese en el vacío como el vestigio de que hubo vida”. Este Esperando a Godot transita entre el circo y el fracaso, entre los personajes “clownescos” y una tragedia de colores profundos. Los cuerpos de Roberto Farías, Rodrigo Muñoz-Medina, Miguel Angel Bravo y Pablo Teillier se agotan. “En escena se ve un deterioro mental y del alma, sus cuerpos van envejeciendo y fracturándose”, dice Osorio, que suele trabajar bajo los códigos del teatro físico.

Según el director, la obra ha envejecido bien. Los temas que en su momento se adjudicaban al síndrome de posguerra hoy siguen vigentes: “El derrumbe de ciertos paradigmas religiosos, el fracaso de muchas democracias, el fracaso de la lucha por la igualdad, el imperio de un sistema que no salva a la gente, todo sigue circulando”.

La mayoría de las interpretaciones ven a Esperando a Godot como un problema sin solución. Otros, como Osorio, creen que la espera tiene que ver con la esperanza y la fe. “Los personajes tienen una gran capacidad de contener esperanza en su corazón, sólo así pueden seguir aunque todos los días les digan que Godot llegará mañana. Quizá nunca llegue, pero si llegara, es posible que él tampoco supiera qué hacer con el desastre en que están sumergidos los personajes. Me atrevo a decir esto: si llegara Godot, no pasaría nada”.

Autor: Samuel Beckett
Director: Raúl Osorio
Elenco: Miguel Angel Bravo, Roberto Farías, Rodrigo Muñoz-Medina, Pablo Teillier
Escenografía e Iluminación: Guillermo Ganga
Vestuario:Jorge Chino González
Estreno: 22 de Junio 2011
Dirección: Sala Antonio Varas del Banco Estado – Morandé 25
Teléfono: (+56 2) 977 1701 / Reservas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: