Star Party: las fiestas que congregan a los aficionados a la astronomía en Chile

Se realizan desde octubre a abril, reúnen a personas de todas las edades y a partir de 2010 se han masificado en el país.

En la curva 22 de Farellones, Manuel Acosta (49) mira resignado el cielo nublado. Son las nueve de la noche y al igual que la veintena de personas que lo acompañan está inquieto. ¿El motivo? Subieron hasta ese punto para participar de una Star Party: una fiesta de estrellas donde personas que gustan de la astronomía se reúnen a hacer observaciones, intercambiar datos y “carretear” mirando y conversando sobre el espacio exterior. Hay pagadas y gratuitas, privadas y públicas. Tienen un ambiente muy familiar y no pocas veces van acompañadas de asados, picnics y bebidas.

Se realizan desde octubre hasta abril en todo el país y se han masificado desde 2010.

Mi telescopio

Para fortuna de Manuel, el cielo por fin se despeja. Es la primera vez que va a una Star Party, al igual que su esposa, Cristina Gutiérrez, quien escucha atenta a Fernando Bianchi, uno de los dueños de Telescopios Chile, que organiza este encuentro. ¿Qué aprenden aquí? “Les enseñamos a usar su telescopio, cómo ubicar y diferenciar los planetas y a hacer fotografía astronómica”, dice Bianchi.

Acosta lo confirma. “Tenía el telescopio hace cuatro años y acá, por fin, aprendí a usarlo bien”, dice mientras despliega al “astroboy”, como bautizó a su telescopio, en dirección a Júpiter. ¿El precio de la experiencia? Desde 25 mil a 50 mil pesos. Pero después de la primera vez, luego se va gratis. Pasan a ser parte de la comunidad.

Las Star Parties suelen reunir de cinco a siete grupos de amigos o familias. Los encuentros de Telescopio Chile parten una hora después de la puesta del sol y terminan cinco o seis horas más tarde. Se realizan los días viernes cada dos semanas, aunque a veces se hacen salidas especiales los sábados o cuando empresas contratan el servicio. “En los últimos dos años la gente que viene ha aumentado en un 50%”, dice Bianchi, mientras calcula que entre octubre y abril logran reunir a más de mil personas en estos encuentros. ¿Sus locaciones? Farellones, Valle Nevado, Baños del Corazón, Alto Jahuel, Marbella, Algarrobo y Santo Domingo.

Asado y carpas

No son los únicos. La Asociación Chilena de Astronomía y Astronáutica (Achaya) organiza cerca de cuatro “Fiestas de las Estrellas” en los meses estivales, a las que asisten sus miembros y los amigos y familiares de éstos. Son gratis, pero para acceder a ellas hay que ser invitado. Las “fiestas” se hacen en el observatorio del organismo en Cerro Pochoco o en sitios como Farellones, Cajón del Maipo o Chacabuco. Cuando es fuera del observatorio, parten de día a instalar los equipos y pueden permanecer en el lugar toda la noche, por lo que muchas veces llevan carpas. La espera sirve siempre para un buen asado y la camaradería. “Se organizan 10 ó 20 socios y hacemos una actividad de índole familiar, donde astrónomos aficionados comparten con sus familiares o amigos su pasión”, dice Roberick Bowen, director de Extensión de Achaya.

Las anécdotas sobran y Renan van de Wyngard (67) no olvida en especial una de ellas en la Cuesta Chacabuco. Junto a otros nueve amigos estaban concentrados mirando el cosmos en sus telescopios, cuando sintieron el silbido de perdigones sobre sus cabezas. “Se trataba de cazadores de conejos que en la oscuridad no nos habían visto. Tuvimos que encender las luces de los autos y nuestros reflectores para que dejaran de disparar”, cuenta.

Otra agrupación que organiza estos eventos es Internet Telescoperos, un foro de astronomía en la web, donde los usuarios se ponen de acuerdo para reunirse en estos eventos. Además de sus fiestas particulares, han organizado varias en colegios y universidades. “Hemos hecho Star Parties en colegios de La Granja, Quilpué, Iquique o Vicuña, por nombrar sólo algunos lugares. Todas son gratuitas”, dice Roberto Zepeda, miembro del foro, quien agrega que llevan sus telescopios -incluso han fabricado algunos- para compartirlos en estas reuniones, ya que son instrumentos a los cuales no todos tienen acceso.

Jonathan Gutiérrez (27) lo sabe bien. Ahorró cuatro meses para comprar el telescopio con el que fue a la Star Party en Farellones. No se queja. “Ahora tengo conocimientos sobre cómo calibrar mi telescopio con la Luna y ver las constelaciones o planetas”, dice, mientras que Rubén Quezada (33), diseñador, invita a participar en ellas. “Cuando vine pensaba que iba a ser más técnica y aburrida, pero me gustó mucho y pienso volver”.

Fuente

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: