Memorias de una pionera: muestra y libro recogen la vida de Carmen Waugh

La sala Isabel Aninat abre hoy una muestra en homenaje a quien fuera la primera galerista de Chile.

Abrió la primera galería de arte en Chile. Hizo la primera exposición de Matta en España. Tuvo salas en Buenos Aires y Madrid, y en Nicaragua creó el Museo de Arte Contemporáneo Julio Cortázar, para luego, en los 70, ser pieza clave en la formación de la colección del Museo de la Solidaridad junto al curador brasileño Mario Pedrosa.

Los hitos en la vida de Carmen Waugh son muchos y no es fácil resumirlos. Sobre todo porque implica sumergirse en la historia reciente del arte chileno, del que ha sido protagonista. Hoy, sin embargo, a los 79 años, la ex galerista vive en su casa de La Florida, retirada del arte.

Vestida de jeans y blusa, Carmen Waugh se saca los zapatos, prende un cigarrillo tras otro y destila recuerdos. En 1955 convirtió la tienda de enmarcaciones de su papá en la primera galería de Santiago. “No tenía idea de arte, si reconocía un Van Gogh era decir mucho. Lo que quería era vender más marcos”, cuenta. Artistas como Nemesio Antúnez, Roser Bru y José Balmes se agolparon como hormigas en el espacio de calle Bandera.

Así, a puro pulso, Carmen Waugh le dio vitrina a la escena artística. Y no sólo aquí. En 2008, los transandinos Ernesto Deira y Enio Iommi la homenajearon por impulsar sus carreras en Argentina.

Tres años después, los reconocimientos siguen en Chile. Hoy, la galería Isabel Aninat abre una muestra que recorre la trayectoria de Carmen Waugh a través de fotos, cartas y obras de su colección personal. Hay cuadros de Matta, José Balmes, Carlos Cruz Diez, José Venturelli, Delia del Carril y Martín Chirino, entre otros. “En los 80, supe que Carmen regresaba y me morí de terror, pensé que era el fin de mi galería. Hoy me siento su heredera, admiro su relación con los artistas”, dice Isabel Aninat.

La muestra se completa con el libro Carmen Waugh, la vida por el arte, de la periodista Faride Zerán, que será lanzado el 12 de enero en el Museo de Bellas Artes. “Es una mujer fascinante. Tiene cartas geniales de su amistad con Cortázar, con Matta, con la Payita y de sus peleas con Isabel Allende por el Museo de la Solidaridad”, dice Zerán.

Obras del pueblo

1972 fue clave para Carmen Waugh. Su carrera estaba al tope y se pasaba de viaje entre Argentina, Chile y España, pero tenía miedo. Su hija Pilar, de 18 años, era miembro del MIR y temía por ella. “Tenía susto, porque a la Pilar la reconocían y perseguían. Nos fuimos de Chile”, cuenta. Se mudó a España y con el coleccionista peruano Manuel Ulloa instaló Aele, la primera galería de arte latino de Madrid, abriéndoles el camino a artistas como Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz Diez, Wilfredo Lam y Matta.

Con este último la unió una amistad profunda. Era la única en quien confiaba: en los 70 la envió como sabueso a Chile, para develar una industria de falsificación de sus obras. “Ser galerista era más que un trabajo, era una relación de confianza”, dice.

De España saltó a Nicaragua, junto al poeta Juan Gelman, con quien tuvo una relación poco conocida públicamente, pero acreditada en cartas. También se carteó con Julio Cortázar. “Antes de 1973 no me definía. Ni siquiera voté por Allende. Luego del golpe me volví de izquierda como mis amigos. Cortázar apoyaba la revolución sandinista, nos juntábamos y conversábamos de todo. Lo pasamos muy bien”, afirma.

En 1985 volvió a Chile y abrió la galería La Casa Larga. En 1993 tomó la dirección del Museo de la Solidaridad y de la colección que reunió obras donadas por artistas como Frank Stella, Miró y Calder en respaldo a la Unidad Popular y luego para apoyar la vuelta a la democracia. El museo reabrió el 99 y ella dio su pelea más dura: lograr que la colección quedara en poder del Estado y no de la Fundación Allende. Esta sostenía que las obras donadas después de 1973 eran de la familia. Para Waugh, eran propiedad del pueblo chileno. En la disputa intervino incluso el ex Presidente Lagos. Waugh terminó peleada con Isabel Allende y Tencha Bussi.

“No es que yo desconfiara de ellas, pero ¿qué pasaría 50 años después, cuando los bisnietos trataran de vender las obras? Estas fueron donadas al pueblo de Chile y a nadie más”. Un día después de que Waugh lograra su cometido, el 5 de mayo de 2005, fue despedida. También rompió su amistad con Balmes, que la reemplazó en el museo. “El era la persona indicada, pero aceptó pa’ callao y eso me dolió. Eramos íntimos. Nunca más hablé con él ni volví al museo. Fue triste, porque para mí esto ha sido lo más importante que he hecho en la vida”, dice Waugh .

Galeria Isabel Aninat
Dirección: Espoz 3100.Vitacura.Santiago.Chile
Teléfono:(56-2) 4819870 begin_of_the_skype_highlighting            (56-2) 4819870      end_of_the_skype_highlighting

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: