Parkour se toma el espacio urbano y llega a salas de clases

Nacida en Francia en los 80, esta disciplina hoy cautiva a miles de jóvenes en Chile.

Los mejores parecen volar. En diferentes lugares de Santiago, muchos jóvenes se juntan al menos tres veces a la semana a practicar parkour, deporte que ocupa el paisaje urbano para crear un arte del desplazamiento. De la manera más eficiente posible, utilizan brazos y piernas para saltar con fluidez entre muros, bancas y escaleras. Esta disciplina, nacida en Francia a fines de los 80, ganó sus primeros adeptos chilenos en 2005. Hoy hay miles de jóvenes que la practican a lo largo del país.

Para sus adeptos, el parkour es un estilo de vida. Sus principios son autosuperarse y perseverar. Van avanzando de a poco y nunca realizan un salto si no están seguros.

En los colegios

Hace seis años, el profesor de Educación Física y especialista en cultura urbana Carlos Hidalgo, acercó esta disciplina hacia los patios de colegios a través del programa Evalutile (1)(2), que entrega educación valórica para el buen uso del tiempo libre mediante la enseñanza de skate, parkour, malabarismo, entre otros. Esta modalidad pedagógica, que ya fue insertada en varios establecimientos educacionales de la V Región, se nutre de la cultura urbana como un vehículo para hacer que niños en riesgo social asimilen las ideas de respeto y superación personal.

Según Hidalgo, con estos talleres se puede cambiar el mal comportamiento y erradicar el bullying de la sala de clases.

La coordinadora de la Unidad de Deportes y Recreación del Mineduc, Paola Corral, señala que “los beneficios del deporte parecen ser aún más importantes cuando se combina con programas que favorecen el desarrollo social y personal. Aquí entra directamente esta nueva disciplina que se acerca a los intereses de los niños, algo novedoso, arriesgado, que requiere mucha práctica para lograr éxito, demostrarse a sí mismos que son capaces de enfrentar desafíos y lograrlos”. Agrega que “es una forma entretenida, novedosa y motivante para crear en los niños y jóvenes el buen uso del tiempo libre, dándole la oportunidad de nuevos”.

Diego Rassé, estudiante de Ciencias del Deporte en la U. Santo Tomás, y parte de la directiva del Club Metropolitano de Parkour y Freerunning, organización que reúne a diferentes agrupaciones de regiones, indica que no existen torneos, porque el parkour no tiene un ánimo competitivo ante terceros, sino que la idea es incrementar las capacidades corporales: la competencia es con uno mismo.

Desde la organización, afirman que este mes realizarán un censo nacional.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: