El día más allá del esquí

Actividades como el snowtubbing, paseos en motos de nieve y los trineos tirados por perros, poco a poco se están ganado un lugar en los diferentes centros invernales del país, por lo que ya no es necesario ser un experimentado esquiador para disfrutar de la montaña.

Desde hace un tiempo, “subir” a la nieve dejó de ser una actividad exclusiva para los aficionados del esquí. De hecho, ya ni siquiera es necesario saber deslizarse sobre una tabla (o dos) para disfrutar de las alternativas “extra-esquí” que ofrecen los centros, las que son cada vez mayores.

Una de ellas que gana fuerza año a año es el snowtubbing. ¿En qué consiste? Pues muy sencillo: nada más que en deslizarse a través de las pistas de esquí sobre una cámara o “flotador” inflable, con el que se alcanza velocidades considerables, dependiendo de la inclinación de la pendiente. Así, se puede gozar de la misma adrenalina que los esquiadores snowboarders, pero sin la necesidad de dominar ninguna técnica especial. Conveniente… ¿no?

En Chile, diversos centros de esquí lo han incluido entre sus actividades, como Huilo Huilo(1), dondeofrecen todo el equipo técnico necesario para practicarlo. Se realiza en pistas habilitadas de unos 250 metros de extensión, y es apto para niños desde los 10 años, con un precio de alrededor de $ 8.500 por una hora.

Otra alternativa que ha tomado fuerza son los trineos tirados por perros. Por ejemplo, en el complejo de Termas de Chillán(1), y al más puro estilo de Colmillo Blanco, se recorren las zonas boscosas de montaña con perros Alaskan Malamoute, en lo que es una de las actividades predilectas de los más pequeños. Así como también el snowshoeing, en el que, con raquetas de nieve adosadas a los pies para evitar el hundimiento en la nieve, se realizan caminatas por los alrededores más llamativos de los centros de esquí. En Portillo, esta suerte de trekking invernal tiene lugar en los alrededores del hotel, dando la posibilidad de acceder a lugares como la Laguna del Inca, a través de recorridos de diversa dificultad según las capacidades físicas del pasajero. Para realizar el snowshoeing tampoco se necesita ningún tipo de experiencia previa.

Algo más adrenalínico son los recorridos en motos de nieve, que también han tomado fuerza los últimos años en los centros de esquí del país. El complejo de Huilo Huilo, ubicado en Panguipulli, Región de Los Ríos, ofrece circuitos que van de una a dos horas y media, de dificultades baja y media. Los recorridos se hacen alrededor del volcán Mocho a través de de tres miradores, pudiendo contemplar desde los volcanes Puyehue, Tronador, Osorno hasta los lagos Ranco, Panguipulli y Pirihueico, con un costo desde $ 20.000. Otro centro de esquí que ha habilitado rutas de motos es Termas de Chillán, que también esta temporada ofrece paintball en nieve, en una zona especialmente habilitada para la actividad.

Por último, Huilo Huilo tiene como actividad familiar sus cada vez más populares paseos en “Darwinni”, un anfibio que recorre nieve, agua y tierra con capacidad para cinco pasajeros que realiza el mismo circuito de las motos de nieve.

Lo nuevo en el esquí

Si bien hasta hace poco el snowboard representaba “lo novedoso”, el esquí nuevamente está a la vanguardia de las modalidades más extremas en el mundo del deporte blanco. Desde hace un par de años que centros de esquí como La Parva, Nevados de Chillán y Valle Nevado presentan pistas de skicross, prueba que debutó en los pasados Juegos Olímpicos. Esta modalidad consiste en recorrer un circuito similar al de bicicross, pero en la nieve, y sobre un par esquíes, que ha entrado fuerte, sobre todo en los esquiadores jóvenes.

Sin embargo, en este último tiempo, la gran tendencia en el esquí ha sido explorar disciplinas clásicas, muy populares en Europa pero que sólo han comenzado a practicarse en Chile hace poco. Entre ellas están el randoneé y el esquí de fondo, en las cuales el esquiador no sólo desciende, como se acostumbra en las pistas nacionales, sino que tambien debe “caminar” con los esquíes por superficies planas e, incluso, en pendientes hacia arriba. El más conocido de ellos es el esquí de fondo, que consiste en atravesar un circuito delineado, sin mayores desniveles, lo que la convierte en una disciplina muy segura e ideal para practicar en familia. Para realizarlo, se requiere otro tipo de esquíes, más delgados, con una bota flexible que no va fija y que permite mayor movimiento de las piernas. Lo mismo ocurre con el randoneé, cuya diferencia radica en que los deportistas deben ascender la montaña con unos esquíes forrados en pieles. Este es un deporte un poco más practicado en el país, pero que aún no logra popularizarse del todo, sin embargo, cada año son más y más los centros habilitados para esta disciplina.

Debido a las características de las montañas nacionales, otra modalidad que se está volviendo popular entre los esquiadores experimentados es el freeskiing, donde el deportista debe descender por laderas vírgenes, sorteando nieve suelta, saltos de altura considerable y rutas estrechas. Una variante más exclusiva y extrema de ella es el heli-skiing, en la que se lleva a los esquiadores en helicóptero a cumbres inaccesibles, para que desciendan a través de rutas libres. Centros de esquí como Portillo disponen de esta actividad cuando el clima lo permite. En el sector de Sierra Nevada, zona cordillerana cecana a Rancagua, abrió sus puertas un lodge de esquí enfocado especialmente a esta disciplina, Puma Lodge, el que ha sido destacado por medios internacionales como el New York Times.

Fuente

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: