Stand Up Paddle Surf gana adeptos entre mujeres y niños

Deporte es más fácil que el surf, se puede practicar en mar, y en lagos y playas sin olas.

¿Una tabla de surf con remo? Eso es lo que parece a simple vista, pero se trata de un deporte que llegó hace cinco años a Chile, que desde este año comenzó a masificarse y que últimamente ha adquirido adeptos en mujeres y niños. Se trata del Stand Up Paddle (SUP) Surf, disciplina que se practica tanto en humedales, lagunas como en el mar (con olas o sin ellas), lo que permite que no se necesiten grandes habilidades para realizarlo. “Es más fácil que andar en bicicleta. Es uno de los deportes acuáticos más simples. Con una tabla adecuada con dos minutos de instrucción, ya te puedes parar arriba si estás en aguas tranquilas”, dice Arnaud Frennet, deportista que fue uno de los primeros cultores en el país. De hecho, cuenta, sus dos hijas de 12 y 10 años, practican el deporte en la laguna de Cáhuil. “A veces nos juntamos un grupo grande de adultos y niños y salimos de paseo. Hemos remado bajando el estero por 16 o 17 kilómetros. Nos vamos con mochila, paramos, comemos y seguimos remando”, cuenta. Su hija mayor, Lanais fue campeona SUP Race niñas hace un par de semanas.

Christoph Conry es uno de los principales entrenadores de este deporte en el país. Aunque vive en Isla de Pascua, viaja al continente a menudo para realizar clínicas de SUP Surf y confirma la tendencia. “Nos juntamos en la playa La Boca, en Concón, o en la laguna de Cáhuil, cerca de Pichilemu. La idea es reunirse con las personas que están interesadas en aprender en estos lugares, donde no hay olas y es más fácil subirse a la tabla, mantener el equilibrio y remar. Cada vez son más mujeres y niños”, dice.

Celeste Kroeger (26) es bióloga marina y una de sus últimas alumnas. “Había visto que practicaban SUP en La Boca (en Concón) y en Pichilemu, y me llamaba la atención. Conocí más el deporte y me gustó. Puedes practicarlo en lagunas tranquilas o en el mar, según cómo estén las condiciones climáticas o sea tu gusto por la adrenalina”. Ahora quiere tomar más clases y ahorrar para comprarse el equipo completo.

A diferencia de las tablas de surf, para el SUP la superficie de la tabla es más ancha y casi el doble de alta. Esto permite que la flotabilidad y el equilibrio sean mucho más fáciles. En promedio, una tabla puede costar 400 mil pesos, pero hay lugares donde se pueden arrendar. Además, se necesita un traje de agua y el remo.

También Margaux Costas (31) ha practicado SUP. Lo que más le llama la atención es que no es necesario que haya olas y se puede practicar en otras aguas fuera del mar. “En un comienzo, seguí las cuatro indicaciones que me mostraron y practicando por mi cuenta, hasta que asistí a una clínica. Eso me sirvió para corregir errores, como la posición y el remado”, dice. Según ella, este es un buen deporte para todas las personas que tengan ganas de pasar un buen rato en el agua.

Claudia Rodríguez (30) practicaba surf en Pichilemu hasta que conoció el SUP Surf. “Hace unos meses tomé clases y me encantó. Seguí practicando hasta que me compré mi tabla. Ahora sólo lo que quiero es que llegue el fin de semana para irme a la playa. Es más fácil que el surf, porque mi tabla es más grande y me permite tener más equilibrio. Es entretenidísimo y muy buen ejercicio”, cuenta.

Los expertos dicen que, al final, todo es práctica. En la primera clase, ya se puede estar de pie y navegar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: