Las galerías de arte se reinventan en edificios del centro de la capital

Local 1 - Oficina Barroca

Para entrar hay que subir una escalera y pasar por la ventana. Es la nada convencional galería de arte que funcionó en un edificio residencial del Parque Forestal. En la esquina de la calle Merced con Paulino Alfonso se ubicó durante un año la singular Oficina Barroca, que tuvo su puerta de acceso en una ventana y operó en lo que de lunes a viernes es una oficina de publicidad.

“No hay que tocar el timbre, es cosa de entrar por la escalera que se coloca para cada exposición. De esta forma, también reconectamos con el espacio público”, señala Catalina Fuca, quien junto a Matías Labbé, artistas visuales de la U. Católica, son los creadores del proyecto que durante el verano toma un receso y vuelve en marzo, manteniendo la idea de la escalera.

Cada muestra de este espacio dura prácticamente un día y a ellas asiste un público que supera las 60 personas, visitantes que no tienen problemas con formar parte de la lúdica bienvenida en este residencial edificio de los 50. “Este tipo de lugares nace de la necesidad de los propios artistas que requieren espacio para exponer”, precisa Labbé.

Algo similar sucede con el departamento de Olivia Eliash, que se ubica en un segundo piso de la misma calle Paulino Alfonso. Junto a unos compañeros de Arte de la U. de Chile, esta artista visual acordó hace tres años destinar el living-comedor a una galería. Así nació A lugar, el espacio que ha llevado a sus muros obras de más de 20 artistas, entre fotografía, ilustraciones e instalaciones.

“Colocamos unos rieles para las obras. Tuvimos una exposición mensual con tres días de apertura. El departamento se llenaba con una convocatoria de boca en boca. Ahora, la idea es crear una galería de pequeño formato, en donde la obra esté contenida en una caja que simule una sala”, explica Eliash.

En el caso de Galería Hall, esta se instala, como su nombre adelanta, en la entrada de una antigua casona en calle Clemente Fabres, en la comuna de Providencia. “Partimos con la feria Chacoff, como un espacio de experimentación de arte contemporáneo y generación de diálogo entre artistas jóvenes y consagrados”, dice Paula Rodríguez, quien facilita el espacio y también busca posicionar a los creadores y comercializar sus obras.

“Vivo acá, es mi taller junto a otros tres artistas. Y las exposiciones se acoplan al lugar, el artista se adapta al espacio, incluso usando los muros de la escalera”, agrega sobre las exhibiciones, que para ver hay que pedir cita previa. La próxima inauguración será el 31 de enero: una muestra de experimentación en base al dibujo.

Arte en el barrio

Algunos locales comerciales se suman a esta tendencia. Es el caso del restaurante de comida tailandesa y sushi Cabeza de Pescao, que mes a mes monta exposiciones de artistas emergentes aprovechando un muro estructural que no pudo botarse a la hora de una ampliación. “Acá los creadores tienen un lugar para exponer. Han sido amigos e incluso clientes que se toman el muro, con lo que también adornan el local”, explica Marcelo Medina, administrador y bartender, sobre esta galería-restaurante con obras a la venta, que abre hasta medianoche.

Por su parte, en Local 1 (Marchant Pereira 2104, Ñuñoa), las paredes adquieren nuevo valor. Junto a la vitrina de chorizos, arrollados huasos y longanizas de este almacén de barrio se exhiben serigrafías, pinturas y artefactos de Javier Molina, María Jesús Schultz, Grace Weinrib y Sebastián Robles.

“Las serigrafías de Javier Molina, en el exterior, le dan identidad al local”, cuenta Claudio Fernández, uno de los dueños, sobre este mural con imágenes de animales, autos y bicicletas

Oficina Barroca 2

Oficina Barroca

Es un lugar para el desarrollo de propuestas de arte en diversos medios y disciplinas. Su principal característica radica en la transformación del espacio de trabajo-oficina a un espacio de exhibición sin que ésta deje de funcionar como tal, aprovechando las condiciones del lugar para elaborar proyectos expositivos de artistas de diferentes procedencias, dándoles la posibilidad de experimentar y mostrar procesos dentro de su producción de obra.

Local Uno

Es una fiambrería de barrio que trae desde diferentes lugares de Chile alimentos de factura artesanal. Realizados bajo antiguas tradiciones y buscando óptimos resultados para sus consumidores.

Fuente

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: