Posts tagged ‘Barrio Italia’

16 mayo, 2012

Curiosidades: El tesoro escondido de los cristales

En un rincón del barrio Italia se esconde esta tienda de finos vidrios. Hace más de 15 años que todos llegan por dato.

Centenares de lámparas de lágrimas, jarrones, copas de colores, largas tiras de cuentas transparentes, botellas talladas y candelabros son parte de un paisaje donde cualquiera caminaría con temor a causar daño, pero Jaime Calderón-Favaro se mueve con completa soltura. “Estoy en esto desde niño”, cuenta riendo el dueño de la Cristalería Bohemia, una casa a la que se llega por dato y que hace 15 años está en el barrioItalia. Hasta allá llegan los santiaguinos que no quieren despedirse sus finas herencias.

“Comencé como a los 6 años lavando copas en la Casa Favaro, un negocio que mi padre tenía en la calle Maruri por allá por los años 30”, explica. En el empeño de ganar algunos pesos, Jaime pasó de lavador a tallador, pulidor y decorador de copas, sin saber que ese sería el oficio que desarrollaría a lo largo de toda su vida.

Su abuela italiana fue la que le heredó la habilidad para la artesanía: “Ella bordaba y trabajaba pequeñas figuras en vidrio con oxígeno. Por casualidad mi papá conoció a don Radomiro Tomic cuando era cónsul en Génova, y fue su esposa, Olaya Errázuriz, la que comenzó a mandarle a hacer bordados y figuras a mi abuela, y por ahí la alta sociedad chilena empezó a conocer este tipo de piezas finas”.

Una estadía de 10 años en una casa de antigüedades en el barrio de San Telmo, en Buenos Aires, lo convirtió en un experto que a vuelo de pájaro puede descifrar los secretos de cualquier copa o de una lám- para. “Tengo un don para reconocer sin equivocarme lo que es tallado, lo que es prensado, de qué parte es la copa… Yo miro un cristal y sé de qué país viene”, dice con orgullo.

Entre el 24 y 27 de mayo, en el MásDeco Market (una feria que reúne diseño, arte, decoración, antigüedades y cultura patrimonial en la Factoría Italia) don Jaime estará exponiendo sus productos.

Su pericia en el rubro lo ha hecho conocido y ha provocado que la clientela haya ido creciendo. Siempre está lleno de trabajo. Más ocupado estuvo después del terremoto del 27 de febrero. “En general, recibimos muchos pedidos de reparación desde Ñuñoa, Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. Es que en el taller podemos tallar, decorar, grabar… Una copa rota se puede arreglar si el vidrio es fino y vale la pena fundirlo en el horno y hacer la pieza de nuevo. Los clientes me traen ideas, fotos pequeñas, recortes para que copie alguna lámpara o el diseño de un juego de cristalería”.

Conocedor de su oficio, Jaime reconoce que los vidrios de hoy ya no son verdaderamente de color, trabajados en el crisol como se hacía antiguamente. “Hoy todo es pintado, porque lo que se hacía antes para teñir el vidrio requería de muchas horas, era una técnica lenta y compleja”, explica.

Pero a pesar de eso, está consciente de que el valor sentimental de las antigüedades que le traen es la rueda que hace girar su negocio. “Acá, el 90% de la clientela son mujeres que traen lámparas con lágrimas que ahora están de última moda. O copas que eran de la bisabuela, de la abuela o que compraron en un viaje. Pero son piezas que cargan de emotividad una casa. Todo lo que es hecho a mano da una energía especial, por eso me gusta la artesanía”, afirma.

Jaime sabe que lo suyo es un oficio en extinción, pero está seguro de que a pesar de las producciones en serie, las copias baratas y el apuro del día a día, lo bello siempre va a prevalecer: “El arte siempre va a quedar, es como la música clásica”, dice Calderón-Favaro.

Cristales Bohemia
Dirección:Malaquias Concha # 0364 Providencia, Santiago, Chile.
Tel:(+56 2) 823 77 51
TelFax:(+56 2) 880 24 68

16 enero, 2012

Azoteas que se convierten en escenarios

Hay santiaguinos que en lugar de ir al teatro, prefieren traer las obras a su hogar. Hay espectadores, además, dispuestos a trasladarse hasta azoteas, casas y departamentos ajenos para ver un espectáculo. Son las performances en formato casero que el Festival Escena Doméstica(1) está instalando en Santiago.

Hace más de un año, tres amigos -la historiadora María José Cifuentes, el sociólogo Simón Pérez y el coreógrafo Jorge Tieffenberg, todos entre 20 y 30 años- tuvieron una idea: crear un festival de artes escénicas, que en lugar de ocurrir en una sala de teatro convencional, se montara en distintas casas, departamentos y azoteas de Santiago. Lo bautizaron Escena Doméstica y para difundirlo crearon un blog.

En el blog se convoca, por un lado, a compañías emergentes para exhibir una obra en formato casero y, por otro, a ciudadanos comunes y corrientes a prestar sus hogares como escenarios.

Hoy, este tipo de actividades ya adquirió el nombre de “festival”, porque se hacen cuatro fines de semana al año y durante los tres días: viernes, sábado y domingo, en tres propiedades distintas cada vez. No importan los tamaños de las casas. “El único requisito es que queden cerca de una estación de Metro o en una esquina a la que sea fácil acceder”, explica María José.

Por seguridad, los organizadores nunca revelan las direcciones donde se realizan las funciones y, por eso, citan al público en un punto de encuentro al que sea fácil llegar y lo esperan con una pancarta en las manos que tiene impreso un logo de una casa rosada. Desde ese lugar caminan todos juntos hasta el lugar del espectáculo. “El trayecto no supera las tres cuadras. Como la gente no sabe dónde va, el paseo por la ciudad se vuelve parte del enigma. Es como si Santiago fuera parte de la escenografía y lo descubrieran de nuevo”, revela Simón sobre este formato teatral que se ha montado en una quincena de hogares, la mayoría ubicados en el barrio Italia(1), el centro histórico y Providencia(1).

Las funciones pueden ser de teatro o danza y necesitan un mínimo de 20 espectadores.

Lo que hace Escena Doméstica es salir a buscar ese público a las redes sociales y una vez que llena los cupos, les envía al teléfono y al correo electrónico las coordenadas. “Metro Bustamante, salida poniente, 19.30 horas”, fueron las instrucciones que envió María José un caluroso domingo de diciembre. Como en una cita a ciegas, en la esquina de Bilbao con Ramón Carnicer, ella estuvo esperando con un cartel y una vez todos reunidos, cobró los $ 3.000 de entrada.

Daniel, un ingeniero, fue uno de los espectadores en esa ocasión. El se enteró de este festival gracias a un amigo con el que se encontró una vez en el Metro Bellas Artes. “Le pregunté qué obra iba a ver y dónde, y me dijo que no sabía, pero que seguramente lo llevarían a una casa o terraza particular. Me bajó la curiosidad y desde entonces no he dejado de ir”, cuenta.

Esa vez, la cita fue en una azotea de 100 m2, en un antiguo edificio de cuatro pisos ubicado a cuatro cuadras del Metro Bustamante. Cuenta que al llegar al umbral del inmueble, dos actores -Francisco y Consuelo- le dieron la bienvenida: “Veremos la obra Reconstitución de Escena. Los que vengan en bicicleta estaciónenlas en los árboles y acompáñennos hasta arriba”, les sugirieron.

La escena salió de lo común: sobre la terraza y con un paisaje de torres altas y pequeñas de fondo, comenzó el show. La casa era de de Leyla Sánchez (27), quien prestaba por primera vez su hogar. “Tenía ganas de generar un punto de encuentro en la ciudad y por eso abrí mi casa. La experiencia te permite, además, compartir con tus vecinos, ya que para no tener líos por el ruido, los invitamos”.

Los espacios donde se arman las funciones apenas son intervenidas. “Esa vez pusimos sólo un parlante, un televisor, un micrófono y algunas guirnaldas”, explica uno de los protagonistas de la obra, Francisco. Y su compañera Consuelo agrega: “No fueron pocas las personas que se asomaron desde sus departamentos a mirar”.

Esa es la idea y más: los anfitriones tienen la delicadeza de ofrecer una copa de vino antes o después de la función. “Es como si tú invitaras a alguien a tu casa y quisieras darle la bienvenida”, explica María José.

Fuente

9 septiembre, 2011

Barrio Italia tendrá ruta gastronómica y patrimonial

Las calles del barrio Italia nuevamente se vestirán de fiesta. Para este sábado (10 de Septiembre 2011) los locatarios organizaron una ruta gastronómica y cultural, que incluye variadas actividades durante toda la jornada. Comienza con un tour patrimonial gratuito, que parte a las 11 horas en la Casa Museo Eduardo Frei Montalva. En el Café Anay se realizará una exposición de cuadros de Santos Guerra y en el Café Viyá habrá jazz en vivo desde las 13 horas. Además, varios restaurantes, cafeterías, librerías y tiendas ofrecerán descuentos especiales.

1 julio, 2011

Comienza Julio en El Barrio Italia.RM.

Algo pasa los primeros sábados de cada mes en Avda. Italia. Las tiendas abren hasta tarde y hay actividades gratuitas. Mañana, diseño y patrimonio se toman el barrio.

1/ 11.30 h. Tour de barrio

En el Barrio Italia, las lámparas de lágrimas y muebles estilo art decó de los anticuarios de la calle Caupolicán conviven con modernas tiendas de decoración. Ambos gremios han convertido al sector en un referente del diseño. A principios del siglo XIX, los primeros habitantes del lugar eran “cachureros”, quienes recogían muebles desechados que luego guardaban en galpones para refaccionarlos y venderlos. Si quedó con ganas de saber más, este sábado a las 11.30, en la Casa Museo Eduardo Frei Montalva, la organización Cultura Mapocho organizó un paseo en el que, megáfono en mano, la profesora de historia Annette García lo llevará a recorrer calles como Cousin, donde existe una población que fue habitada por empleados de Impuestos Internos en la década del 20, o el Club Miel, la actual discoteca que fue el Teatro Italia en la década de los 30. El paseo es gratuito y dura dos horas y media

Dirección: Hindenburg, 683.Providencia, Región Metropolitana, Chile
Teléfono: (+56 2) 8818674.

2 Un break

Café Anay es una cafetería orgánica, donde los primeros sábados de cada mes hay ópera en vivo. Es decir, en este lugar podrá comerse un quiche orgánico de masa integral, relleno de verduras de la estación y una ensalada ($ 3.990), con un jugo de frutas natural ($ 1.590), mientras escucha Nessun Dorma, aria del acto final de la ópera Turandot. Si le dan ganas de algo dulce a media mañana, pase por su chocolate caliente con naranja ($ 1.590) o mejor aún, un submarino, leche caliente con una barra entera de chocolate ($ 1.590). Además, de 15 a 17 h, hay un taller gratuito para niños del Huerto Hada Verde, en que se enseña con una técnica de cultivo natural, a plantar dentro de bolitas de arcilla.

Dirección:Italia, 1238.Providencia, Región Metropolitana, Chile
Teléfono: (+56 2)9808291

3 14 h. Museo y galerías

Además de los hitos patrimoniales, el paseo de Cultura Mapocho contempla visitas a las galerías de arte Die Ecke (J. M. Infante 1208), Uniacc (Salvador 1200), Piloto (Malaquías Concha 0392) y Trece (Tegualda 1981). Este sábado es el último día de la exposición Pintores en su Tinta 2, homenaje de Samy Benmayor, Bororo y Matías Pinto D’Aguiar a Pablo Domínguez. Todos artistas íconos del barrio. A las 16 horas, la ruta continúa en la Casa Museo Eduardo Frei Montalva, donde habrá una muestra de microdocumentales. En todo caso, si ya está en la Casa Museo, aproveche de entrar, ese día será gratuito. Podrá curiosear y ver cómo vivía la familia Frei en la década de los sesenta. También, en la terraza se encontrará con una degustación gratuita de una de las cafeterías emblemáticas del barrio, el Café Bovary. En todo caso, antes de llegar a este lugar, dése una vuelta por las cerca de 36 tiendas de diseño que integran este barrio. Ojo, cierran a las 19 horas. En Girardi 1601-B está El taller de Sofía, tienda que acepta el trueque. Es decir, puede llevar un mueble y cambiarlo por otro objeto de decoración o antigüedad.

Tambien se ofrecerán otras actividades como:

Wall People Santiago

Este sábado, 2 de julio, en más de 20 ciudades simultáneamente, personas anónimas con sus fotografías se convertirán en las auténticas protagonistas de una exposición única. Una pared convertida en un museo improvisado al aire libre, donde todo el mundo podrá exponer y observar las fotografías de los demás.
Todos sabemos lo que nos hace felices, pero ¿qué es la felicidad para el resto del mundo? Pronto lo descubriremos.

Lugar: Torre Telefónica, Plaza Italia.
Cuando: 2 de Julio, entre las 14:30 y las 17:30 hrs.

Café Bar Cinco Minutos – mal de amores

Boleros, Tangos y Rancheras una noche de serenata a la luz de la luna,al azul de una noche, al brillar de las estrellas,al sabor de un buen vino…Una serenata por lo bien que hace amary también por el Mal de Amores. Café Bar Cinco Minutos.

Lugar: Café Bar Cinco Minutos
Direción: Santa Isabel 0451, Santiago.

El lugar y actividades que nos convocan…

Lugar: Barrio Italia
Evento:Ruta Cultural 2 de Julio 2011
Cronograma:
11:00 hrs. Apertura de Tiendas, Galerías, Cafés y Restaurantes y Niños Pintan a su Pinta.
11:30 hrs. Recorrido con Cultura Mapocho desde Casa Museo Eduardo Frei Montalva. Hindenburg 683.

Con visitas en:
Galería Die Ecke: ” EX: EX”/ Isidora Correa. José Manuel Infante 1208.
Café Bovary: “Al Fuego Mandan Tocar”/ KaeLazo. Julio Prado 1252.
Galería Uniacc: Muestra de Escuela de Artes Visuales. Salvador 1255.
Galería Piloto: “Joyas del Apocalipsis” / Colectivo “No Más Clavos”. Tegualda 1462.
Galería Trece: “Pintores en su Tinta 2″/ Benmayor, Bororo, Pinto D`Aguilar y Domínguez.

14:00 hrs. Arte, Música en Vivo y Aperitivo con Degustación de Gastronomía Peruana Restaurant Gran Chimú. Último día Exposición “Pintores en su Tinta 2″. Galería Trece, Girardi 1480.
16:00 a 18:00 hrs. Muestra Rotativa de Micro Documentales “MicroBios” serie de Micro Biografías Urbanas, realizada por la Productora Planta y dirigidos por Joaquín Mora, http://www.productoraplanta.cl junto a degustación de productos de Café Bovary en Casa Museo Eduardo Frei Montalva. Calle Hindenburg 683.
19: 00 hrs. Cierre de Tiendas, Galerías y Cafés.

Fuente

24 abril, 2011

Barrio Italia sigue la huella del Palermo bonaerense

A Providencia en los 70 llegaron los anticuarios, pero hace cinco años cobró nuevos aires de la mano de diseñadores y artistas. Dos tiendas argentinas prefirieron instalarse en este sector -y no en Alonso de Córdova- por su parecido con Palermo.

A eso de las 7 de la tarde cerraron la calle. El martes 19 de abril, la esquina de Caupolicán con Tegualda -en pleno corazón del barrio Italia- cambió su tranquilidad habitual por un evento que prometía ser en grande. Telas negras frenaban el acceso de los peatones y autos, las botellas de champán se enfriaban en las cubiteras y el Dj ponía sus primeros discos. Poco a poco la carpa sin techo instalada en plena vía pública comenzó a recibir un selecto grupo de gente: productores de moda, modelos, vecinos del barrio, diseñadores, artistas y actores, entre otros.

Esa noche eran los invitados a la inauguración de dos tiendas argentinas que, por primera vez, cruzaban la frontera: Ay Not Dead y Félix, ambas de ropa exclusiva y, además, emblemáticas del barrio porteño de Palermo. En lugar de abrir en un mall, aterrizaron en el barrio Italia, un sector en el que colindan las comunas de Providencia y Ñuñoa, y que desde hace cuatro años se viene convirtiendo en el polo del diseño emergente, con tiendas de muebles, boutiques, galerías de arte, restaurantes y una fauna social que combina a sus antiguos habitantes con una nueva generación de jóvenes en busca de vida de barrio a escala humana. Algo similar al fenómeno que vivió el Palermo bonaerense durante los 80, cuando las antiguas casas de fachada continua comenzaron a ser pobladas por este mismo tipo de servicios y personas.

El argentino Diego Romero, dueño de Ay Not Dead, vino a Santiago para inaugurar -junto a sus socias locales, María Corredor y Trinidad González- el nuevo espacio. “Creemos que este lugar es perfecto para comenzar en la ciudad, ya que la marca tendrá un origen similar al que tuvo en Buenos Aires”, dice Romero.

La primera tienda de esta marca abrió en 2004 en Buenos Aires, en la esquina de Soler y Julián Alvarez. “La ubicación permitió que tuviera un espíritu más under, una onda especial”, explica el argentino. Lo mismo quiso replicar en la capital chilena: “Había tenido tratativas para abrir en el sector de Alonso de Córdova, pero mis socias me trajeron a este barrio y el encanto fue inmediato”.

Según Romero, las identidades del barrio Italia y Palermo son únicas y distintas, “pero el espíritu es parecido al de Palermo en sus inicios, por las tiendas de diseño, la atmósfera y los muebles antiguos”. A pocas cuadras de la tienda están los anticuarios y ebanistas de calle Caupolicán, que se instalaron ahí en la década del 70.

La misma impresión tuvieron Hermann König y su socio Eduardo Ramírez, los chilenos que trajeron al sector la marca de ropa masculina Félix. “Los dueños argentinos querían que la primera tienda que se instalara en otro país reflejara la identidad de su marca, que abrió hace ocho años en calle Gurruchaga, en el corazón de Palermo”, dice König. Pero él va más allá: “El barrio tiene mucho del Soho neoyorquino, una suerte de shopping al aire libre”.

Pero no se trató de llegar y montar un negocio en una antigua casa. Estas dos tiendas abrieron en propiedades contiguas que pertenecen a Jack Arama, un empresario que se dedica a reconstruir casonas antiguas del sector para darles nueva vida. Esto, con emprendimientos hasta ahora siempre ligados al diseño. “En este proyecto me embarqué con Boris Quercia”, explica el empresario.

Sin embargo, Arama partió antes, hace dos años y medio, con su empresa Sudinvest, la que define como “desarrollo inmobiliario sustentable”, es decir, que conserva el patrimonio arquitectónico. “Aquí se puede comprar una casa, echarla abajo y construir un edificio, pero mi objetivo es mantener la arquitectura”, dice.

Su primera remodelación fue un espacio de 300 m2, en Av. Italia 1552, llamado Italier. “Es la típica casa de fachada continua que adentro tiene un patio interior. Botamos los muros divisorios y creamos seis locales”, explica Arama. Allí se instalaron un restaurante italiano, el L’Aperitivo, y tiendas de diseño como Ovoespejo y Yego. También, está la galería de arte Abraxas. “Me di cuenta de que había demanda”, dice Arama. El paso siguiente, en 2010, fue Casa Italia, ubicada en la misma calle.

En el lugar se instaló la tienda de diseño Pro2. La dueña, Soledad Hernández, junto con su hermano Nicolás, apostaron por un sector que se consolidaba lentamente como núcleo de esta disciplina artística en la ciudad. “Está muy asociado al comercio independiente y la gente viene en busca de diseño local”, dice Soledad.

Ese mismo año abrió tres locales en Pequeña Italia, en la esquina de Av. Italia con Santa Isabel. Y en 2011, antes de Ay Not Dead y Félix, inauguró Factoría Tegualda, un espacio más rústico con cinco tiendas.

El barrio Italia es zona de artistas. Samy Benmayor, Bororo y Diego Elton tienen sus talleres ahí. También fotógrafos, como Gabriel Schkolnick, quien instaló su estudio: “Llevo 10 años en el barrio y todavía mantiene su pequeña escala”.

Además de este tipo de espacios, en esta zona de Santiago conviven los almacenes de “toda la vida”: antiguas sastrerías, tiendas de sombreros y fuentes de soda, entre varios otros. El rescate de ese patrimonio es lo que precisamente busca el proyecto Barrio Italia, una iniciativa que comenzó a gestarse en 2009. Fernanda Lizana, su coordinadora, lo explica: “Se trata de una iniciativa cultural comunitaria. Tenemos un mapa con 101 puntos de interés entre museos, tiendas, plazas, restaurantes y más. Hay que potenciar el patrimonio intangible”, dice.

Barrio Italia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 65 seguidores

%d personas les gusta esto: