Posts tagged ‘Cerro Santa Lucia’

17 mayo, 2012

Organizan recorrido a pie por Santiago Colonial

Se realizará este sábado 19 de Mayo e incluirá siete hitos. En cada uno se relatará la historia de su formación entre 1541 y 1600

En Santiago abundan los recorridos históricos y patrimoniales, pero hasta ahora no se había hecho ninguno que rescatara la historia de la ciudad durante La Colonia.

Este sábado, a partir de las 10 de la mañana, se llevará a cabo el primero, luego de que el técnico en turismo Josué Polanco y un par de colegas crearan este tour a pie por siete importantes puntos de la capital. A través de estos se podrá conocer el modo de vida de quienes habitaban Santiago hace cuatro siglos.

Entre otros, los participantes podrán conocer -por $ 1.000- los detalles de cómo Pedro de Valdivia llegó al valle poblado de indígenas y yanaconas (habitantes originarios que servían a las huestes españolas) y cuándo se rebautizó el peñón Huelén, hoy conocido como cerro Santa Lucía.

También se relatará la historia de la formación de las manzanas de la ciudad y cómo fue que el cacique Michimalonco encabezó el incendio que destruyó la comarca en 1541, a sólo meses de su fundación.

“El patrimonio arquitectónico de esa época es escaso, pero podemos rescatar la forma y trazado de algunas calles. Merced, que debe su nombre a la congregación religiosa, por ejemplo, sigue ocupando el mismo trazado original”, explica Polanco.

La actividad partirá en la Plaza Vicuña Mackenna, en Miraflores con Alameda, pues es la zona donde se ubicó el primer molino de la ciudad.

Ahí se contará, entre otras, la historia de La Cañada (actual Alameda), que era el límite sur de la ciudad. El circuito continuará, después, por un costado del cerro Santa Lucía, para luego detenerse en la Fuente Neptuno, en el acceso norte del Santa Lucía. Ya en el Parque Forestal, el relato se centrará en los límites del Santiago de La Conquista y La Colonia, determinados por los cursos de agua.

Avanzando hacia el poniente por Santo Domingo, se explicará el origen de las vías más señeras del casco histórico, como Estado y Ahumada. Siguiendo por la misma calle, al llegar a Puente, se contará la historia de la primera universidad de la capital que se ubicó en esa esquina: la Pontificia Universidad de Santo Tomás de Aquino, que después fue la de San Felipe y, posteriormente, la U. de Chile.

La plaza y la iglesia

Antes del 1600, Santiago era devoto. Por eso, gran parte del recorrido se centrará en sus templos más antiguos, como la Catedral -que primero fue de adobe y techo de paja- y la Iglesia San Francisco.

La Plaza de Armas también será uno de los hitos a visitar. Aquí nació la ciudad y en sus alrededores se ubicaba el comercio local. “Pero en esos años era muy poco lo que había para comerciar”, dice Polanco.

Según él, para los residentes del período 1541-1600 fue difícil permanecer. “Vivían casi de lo que los indígenas recolectaban y cazaban, pero hicieron el esfuerzo y lograron que de villa, Santiago pasara a ser la capital del Reino de Chile”, remata.

Fecha: 19 de Mayo 2012
Hora:10:00 a.m.
Actividad: Recorrido Santiago Colonial

Anuncios
25 noviembre, 2011

Clases de yoga y pilates llegan por primera vez al cerro Santa Lucía

El encuentro gratuito se realizará este domingo y estará a cargo de instructores especializados.

En la antigua India nació el yoga, que hoy se ha convertido en un fenómeno global. En Chile también se ha consolidado con destacados maestros y una gran oferta de clases en escuelas y academias. Sin embargo, esta actividad poco a poco ha salido de los centros especializados para tomarse los más variados espacios públicos de Santiago.

Algunos usuarios del Metro se han extrañado al ver a personas realizar extraños e imposibles ejercicios en la Estación Quinta Normal. Las han visto de lunes a sábado, a veces en la mañana y otras cerca del mediodía. Son los participantes de un programa con el que el tren subterráneo ofrece, desde noviembre, yoga gratuito a sus pasajeros.

En septiembre, también se hizo una clase multitudinaria de yoga en el Parque O’Higgins. Esta tendencia se ratificará el domingo, con una jornada masiva de yoga que se realizará en el cerro Santa Lucía, uno de los íconos de la capital. Se trata de un encuentro que integrará clases de yoga y pilates en medio de la ciudad.

Lo organiza Motivados, productora de eventos que el domingo pasado realizó la primera corrida patrimonial de la capital que reunió a más de 400 personas. “La idea de hacer este encuentro de yoga surgió para aliviar el estrés colectivo. Entonces, decidimos entregarles a los santiaguinos un momento de relajo en un espacio grato”, explica Paolo Ortega, uno de los organizadores.

La jornada se realizará en la Terraza Caupolicán, una de las explanadas más grandes del cerro Santa Lucía. “Elegimos ese lugar porque está en medio de la ciudad, tiene bonita vista a la cordillera y posee vegetación y sombra, lo que genera un ambiente propicio para la práctica”, dice Ortega.

Los organizadores ya tienen la autorización de la Municipalidad de Santiago para utilizar esta terraza, gestiones que comenzaron hace un mes.

“Practicar yoga en un espacio al aire libre, con vegetación y mirando el cielo, es mucho mejor que hacerlo en una sala cerrada. En este caso, el entorno favorecerá la relajación”, asegura Jessica Vargas, profesora de yoga que impartirá una de las dos clases. Ella es instructora de la escuela Atma Dharma y tiene 12 años de experiencia en esta disciplina.

Fuera tensiones

El encuentro parte a las 9 horas de este domingo y tendrá tres clases: dos de yoga y una de pilates. Cada una durará alrededor de una hora y será impartida por un profesor distinto. En el caso de las de yoga, se practicarán ejercicios sencillos de respiración y elongación, debido a que estarán orientados a un público heterogéneo y masivo. “Están destinados a relajar y desintoxicar el cuerpo, botar tensiones y elongar”, explica Vargas.

Además, la práctica de yoga (no así la de pilates) será acompañada por la presentación en vivo del grupo Vibración, que tocará música de meditación con instrumentos como el didgeridoo.

En tanto, en la clase de pilates se practicarán, sobre todo, ejercicios para fortalecer el abdomen y la espalda. “La idea de esta disciplina es tonificar, corregir posturas y recuperar lesiones y eso es lo que haremos”, explica Cristián Carreño, quien impartirá la clase de pilates. El instructor asegura que esta sesión podrá ser realizada por todo tipo de público, salvo embarazadas y personas que tienen lesiones. Lo único que deben llevar es el mat, una especie de colchoneta sobre la que se practican los ejercicios.

Sus organizadores estiman que este primer encuentro masivo de yoga (que significa unión en sánscrito) y pilates convocará 300 personas por cada clase. Todas son gratuitas y para participar los interesados se deben inscribir en el sitio web de la productora.

Actividad:Primer encuentro de Yoga y Pilates “Un relajo para Santiago” en el Cerro Santa Lucia.
Información general: En el apacible mirador Cerro Huelén (Cerro Sta. Lucía), se llevará a cabo, el primer encuento de Yoga y Pilates de Santiago. La productora de eventos deportivos Motivados , se complace en invitar a usted y familia a participar de esta singular forma de hacer ejercicios. Además contaremos con música en vivo, a cargo de el grupo “vibración” y músicos invitados. Todo esto, respetando principalmente la armonía entre los participantes y el entorno.
Fecha: 27 de noviembre 2011 a las 9:00.
Seran 3 clases:
9:00/10:00 – Yoga : Jessica Vargas
10:00/11:00 – Pilates: Cristian Carreño
11:00/12:00 – Yoga: Victor Vilches
Inscripcion Gratuita cupo por clase 500 personas.

31 octubre, 2011

Así llegó Halloween a Santiago

El Instituto Chileno Norteamericano empezó con pequeñas celebraciones a mediados de los 70. En los 80 se detuvieron y en los 90, dos discoteques armaban sus primeras fiestas temáticas. Décadas después, la mayoría de los centros nocturnos de Santiago lo celebran. Así fue cómo Halloween se apodera de las noches de espanto.

Las fiestas que se celebraban en el Instituto Norteamericano de Moneda, a mediados de los 70, duraban todo el día. En la mañana y en la tarde había flippers y pesca milagrosa para los niños, y en la noche llegaba un público de entre 18 y 40 años: ellas, disfrazadas de brujas, y ellos, de vampiros. “En las salas colgábamos momias, fantasmas y calabazas hechas a mano. En esa época no había la oferta para decorar que hoy hay en Rosas o en los supermercados. Pero montábamos un túnel del horror, un pasillo que recreaba un cementerio y que no tenía nada que envidiarle a la casa fantasma de Fantasilandia“, recuerda Erasmo Veloso, un coordinador académico que lleva 35 años allí.

Cuenta que las del Norteamericano eran las primeras fiestas de Halloween que se hacían en la capital. Costaban alrededor de $ 1.000 de hoy y sólo se les vendía a los alumnos. “Pero la fiesta era tan apetecida, que la gente buscaba a los estudiantes del instituto para que los invitaran”, asegura.

Halloween se conmemoró durante una década en la sede del centro, pero a mediados de los 80, tuvo que suspenderse. La situación política hizo complejo festejar. Entonces tuvieron que pasar casi 10 años para que zombies y momias encontraran dónde bailar.

En la década de los 80, lo que había eran festejos privados. La publicista Pamela Lagos asistió a una de ellas, en San Carlos de Apoquindo. “Era la casa de una pareja de extranjeros que hacían una gran producción. En el antejardín había una tumba con el nombre de cada invitado y toda la comida era temática. El ponche, por ejemplo, era de frutilla con pasas, que simulaban bichos, y los panes estaban decorados con huevos, para que se vieran como ojos saltones”, recuerda.

Esta mujer y su esposo estadounidense, Daniel Brewington, llegaron en 2001 a Santiago, y ese mismo año él compró bolsas de dulces, a la espera de que los niños tocaran su puerta. “Estuvieron más de seis meses guardadas. Nadie llegó”, ríe Daniel. El gringo -como se autodenomina- no podía creer que acá no se hiciera nada. Entonces decidió disfrazarse cada 31 de octubre y conectarse a la webcam para saludar así a sus amigos en EE.UU. e Inglaterra.

En los 90, los muertos empezaron a revivir y a salir de sus tumbas. Hace 17 años, la discoteque Las Brujas organizó la primera fiesta de Halloween masiva. El productor y ex relacionador público del lugar, Mauro Oyarzún, cuenta que el nombre del local ayudó a congregar gente. “Fue todo un suceso; animó Remigio Remedy y el ballet estuvo a cargo de Claudia Miranda”.

Enzo Trovero, hijo de uno de los ex dueños, recuerda que mucha gente llegó disfrazada, pese a que ningún volante lo advertía. El éxito fue tal, que los eventos se hicieron hasta 2006, año en que cerraron sus puertas.

Así como lo hacían en el Instituto Norteamericano, la decoración de Las Brujas también la armaban ellos. “Usábamos mallas de pescar para simular telarañas, por ejemplo”, cuenta Enzo. “Después fuimos agregando otras cosas, como en 2000, que hicimos una alianza con el diseñador español Jesús del Pozo. Tenía un perfume llamado Halloween, y rociamos toda la discoteque con unos tubos. Ese año llegaron 3.000 personas, más del doble de lo habitual”.

Por la misma época, a la salida del Metro ULA, la Blondie abría sus puertas a todos los que enganchaban con la Noche de Brujas. El productor de las fiestas del local, Ariel Núñez, dice que era una alternativa a la moda imperante: “Ya no existían espacios como el Galpón de Matucana, donde se hacían fiestas New Wave o Spandex, y faltaba un ambiente para la contracultura popular. La Blondie lo vino a dar”, explica. Como a la discoteque iban góticos y otros grupos similares, “celebrar Halloween era un paso natural”, explica Ariel. “Más que usar un disfraz, la gente en esa época llevaba la ropa dark de todos los días, pero un dark más de etiqueta”.

La discoteque, por esas noches, era ambientada con gárgolas y ataúdes que les arrendaban funerarias. Además, se exhibían películas de terror, como Drácula, y se hacía una degustación de vino. “Con el tiempo empezó a llegar más gente, y se nos hizo chica. Por eso en 2000 llevamos la fiesta afuera”, recuerda Ariel.

El Castillo Hidalgo, del cerro Santa Lucía, fue el primer paradero de los vampiros en víspera del Día de Todos los Santos. “Acudieron más de 5.000 personas y la capacidad era para 3.000. Tuvimos que cerrar las puertas a las dos de la mañana”, dice Ariel. Buscando un terreno aún más grande, dieron con el Club Hípico. Y desde 2001, no han parado de hacer fiestas ahí. Este lunes 31, de hecho, su Noche de Brujas comienza a las 11 PM.

“Hoy es raro que un local no tenga su fiesta especial”, dice César Verdugo, encargado de marketing en Las Urracas, de Vitacura. Ahí, hace cinco años que se celebra Halloween, y lo normal -según explica- es que la gente llegue disfrazada.

Fuente

9 septiembre, 2011

Cerro Santa Lucia: Una propuesta innovadora.

Cuando hace un año el dramaturgo inglés David Leddy visitó Santiago, lo hizo con una inquietud: conocer distintos parques de la capital, hasta encontrar el adecuado para montar su obra “Susurrus“, una reinterpretación de Sueño de una Noche de Verano, de William Shakespeare, y que es una coproducción del Centro GAM y British Council, con la colaboración del Instituto Chileno-Británico de Cultura.

Leddy caminó bajo los centenarios castaños de la Quinta Normal y por el Parque Bicentenario. Pero no fue sino hasta que se encaramó al cerro Santa Lucía, donde se sintió cautivado.

Desde aquel día, los organizadores trabajan concretando los requerimientos que dejó el inglés para una obra de site specific, es decir, creada especialmente para espacios públicos.

Hubo que identificar las paradas en las que los espectadores se detendrán para escuchar los distintos pasajes de la narración a través de un MP3. Sin mapa en mano (pues no existe uno del cerro, según afirma uno de los organizadores), se fijaron ocho estaciones, entre ellas, la terraza Neptuno, la Subida de las Niñas y el Jardín Circular. En cada una de estas, se escucharán los “susurros” -en este caso de los actores Tamara Acosta, Pablo Schwarz, Coca Guazzini y Tito Bustamante- que irán relatando la trama de la obra.

El estreno será el 23 de septiembre, pero Leddy aterrizará en la capital cuatro días antes para asesorar los detalles. Entre ellos, la colocación de la señalética que guiará a los espectadores por las estaciones y que fue diseñada por Laura Molloy, escocesa que ha trabajado con artistas de la talla de Belle and Sebastian.

El viernes 23, los asistentes deberán entrar por el acceso de Alameda donde, a cambio de su ticket y cédula de identidad, recibirá un iPod shuffle de 2 GB y audífonos Sennheiser HD201. Eso, además de una miniguía que explica el uso de esta tecnología y que ofrece las primeras líneas del texto para asegurar al espectador que escucha la pista correcta. “Si te saltas una pista, es como si te perdieras de una escena por ir al baño”, explica el gerente de proyectos del British Council, Ricardo Contreras.

Por expresa instrucción del autor, los grupos que cada 15 minutos inicien la ascensión, deberán estar compuestos por un máximo de cuatro personas mayores de 16 años. La idea es que prime la intimidad y “la experiencia de la gente no se vea afectada por multitud de personas recorriendo al mismo tiempo”, dice Contreras.

El parque no verá alterado su funcionamiento normal, ya que los visitantes habituales del cerro están considerados como parte del paisaje durante los 60 o 90 minutos que dure el recorrido.

Durante los 15 días que se estará presentando la obra no habrá más guardias de los que habitualmente trabajan ahí, pues según informa la directora del GAM, Alejandra Wood, “las estadísticas indican que no hay más de dos asaltos al año en el Santa Lucía”.

Se espera que unas 80 personas disfruten a diario de “Susurrus”, que estará presentándose ininterrumpidamente hasta el 9 de octubre. La pregunta es qué pasaría si lloviera. “En ese caso o de (que haya alguna) protesta, los accesos se cerrarán. Si hay lluvia hay que reagendar, pero si hay manifestaciones sólo se permitirá la entrada a los espectadores y turistas, no así al público habitual del cerro”, detalla Contreras.

La directora encargada del montaje, Constanza Brieba, manifestó a principios de julio que esta inusual aventura dramática que podrán vivir los santiaguinos, se convertirá en “una experiencia inquietante, de contacto con la ciudad y el cerro”.

Las entradas se venderán a través del sistema Ticket master y en el GAM (Alameda 227), a un valor de entre $ 2.000 y $ 3.000.

Susurrus

Susurrus es una obra sin actores ni escenario, y está compuesta de ideas tomadas de géneros diversos. Tiene algo de radioteatro, otro poco de concierto, citas de botánica y la excusa de un paseo por el parque. Su título se refiere al crujido de las hojas de los árboles con el viento. Pertenece al subgénero conocido como «site specific»: instalaciones artísticas concebidas para determinados espacios (de preferencia, espacios públicos), en los que la obra dialoga y se completa con el entorno. Es uno de los montajes teatrales más peculiares presentados alguna vez en Chile.

Susurrus se inspira en Sueño de una noche de verano, con un texto que evoca imágenes y atmósferas de ese clásico de William Shakespeare, y las alterna con otros referentes de la cultura británica, como la música. El texto se ha dividido en escenas en las que se entrelazan cuatro voces de actores, las que el espectador escucha (previamente grabadas en el estudio de GAM) a través de un iPod que se le entrega al momento de adquirir su entrada. El paseante sigue una ruta ya trazada por el cerro Santa Lucía, con estaciones indicadas específicamente para los audios dispuestos. La obra crea, así, una perfecta unión entre espacio, sonido y palabras. El recorrido completo dura entre sesenta y noventa minutos. Más que la curiosidad de tan original propuesta, lo que embarga al espectador-auditor es la emoción: «Hay momentos en que los lugares y el contenido se unen con tal fuerza que los ojos se humedecen y el corazón se estremece», describió el diario The Guardian.

La obra llega a nuestro país precedida de enorme alabanza crítica en Europa, Estados Unidos y Brasil. Al escocés David Leddy, su autor, el diario Financial Times lo describió como «un dramaturgo inconformista propenso a experimentar sin miedos». Para el montaje en Chile se han involucrado en este proyecto los actores Tamara Acosta, Coca Guazzini, Pablo Schwarz y Tito Bustamante. Se trata de una invitación única, que vincula al teatro con una experiencia vital y sensorial de difícil comparación.

Actividad: Susurrus
Lugar: Cerro Santa Lucia
Fecha: 23 de Septiembre 2011(estreno)

12 julio, 2011

Ruta turística devela los secretos paranormales del centro de la ciudad.RM.Chile.

Cuenta la leyenda que el histórico Puente de Cal y Canto se construyó no sólo con cal y huevos, sino también con sangre. El hombre a cargo de las obras era el entonces corregidor de Santiago, Luis Manuel de Zañartu, un hombre severo y despiadado, que cuando se producían peleas entre los obreros -donde había indios, mulatos y zambos-, aparecía a zanjar la disputa con un hacha en una mano y una pistola en la otra: uno recibía un hachazo y el otro un balazo.

El puente se terminó en 1779 y, desde entonces, abundan las historias de sucesos paranormales que ocurrieron en este lugar. Como la leyenda de una carreta que lo atravesaba todas las noches de norte a sur y que era idéntica a la que tenía el corregidor. Se decía que los vecinos eran testigos de este hecho y ninguno, entonces, se atrevía a cruzar el puente después de las nueve de la noche.

Este relato y otros más son los que la empresa Santiago Freak está reviviendo todas las semanas en un recorrido turístico que realiza desde enero, un viernes al mes, a las 18.30 horas. “Son sucesos místicos, paranormales o mágicos que se han registrado en lugares históricos de la ciudad”, cuenta Víctor Román, uno de sus creadores.

Este tour, que mezcla historias de fantasmas y apariciones, tiene siete paradas por hitos reconocidos del casco histórico de la capital y que esconden sucesos registrados en algunos textos o que son parte de la tradición oral. El circuito comienza en la Estación Mapocho y termina en la Biblioteca Nacional, y durante sus más de dos horas de recorrido a pie se visitan también el ex Congreso, la Plaza de Armas, la iglesia de San Agustín y el cerro Santa Lucía.

El tesoro maldito

A fines del siglo XVI, los jesuitas levantaron la parroquia San Miguel Arcángel en la esquina de Catedral con Morandé. Debajo, enterraron un tesoro religioso que incluía la cabeza de una de las vírgenes que murió junto a Santa Ursula, la mártir cristiana que fue atacada por los hunos en el siglo III. Se cuenta que esta cabeza enterrada marcó para siempre el destino de este lugar.

Ahí se construyó la iglesia de la Compañía de Jesús, que en 1863 fue afectada por el incendio más grande de la historia de Chile y en el que murieron más de 2.000 personas. “Este lugar está marcado por el dolor. Ahí está hoy el ex Congreso Nacional… Siempre se contaron historias de máquinas de escribir que tipeaban solas y de libros que se movían en sus estantes”, cuenta Román.

En el recorrido se narran también episodios de apariciones en la Estación Mapocho, el Portal Fernández Concha y la Biblioteca Nacional; el misterio que rodea los túneles y grutas que existen en el cerro Santa Lucía y la historia del Cristo de Mayo, que fue echado a la calle por la Quintrala y que hoy está en la iglesia de San Agustín.

Santiago Paranormal es el más demandado de los circuitos de la empresa, pero también existen otros. Como el que se realiza por sitios emblemáticos de la bohemia capitalina de comienzos del siglo XX, y el que recorre las obras con que se celebró en la ciudad el Centenario de Chile, como el Parque Forestal y la Plaza Italia.

Circuito: Santiago Paranormal.
Itinerario:
Estación Mapocho.
Ex – Puente de Cal y Canto
Ex – Congreso Nacional (Iglesia de la Compañía de Jesús)
Plaza de Armas
Iglesia de San Agustín
Cerro Santa Lucía
Circuito contempla: Guía Monolingüe (español)
Costo: Propina mínima de $1.500.- para el equipo de guías.
Días: Viernes
Hora de Inicio : 20:00 horas
Duración: 2 horas aproximadas

Otros circuitos:

Circuito:Santiago Centenario
Itinerario:
Plaza Italia
Parque Forestal
Fuente Alemana
Museo Nacional de Bellas Artes
Estación Mapocho
Guía: Monolingüe (español)
Costo: Propina mínima de $1.500.- para el equipo de guías.
Días: Miércoles
Hora de Inicio: 19:00 horas
Duración: 2 horas aproximadas

Circuito: Santiago Histórico
Itinerario:
Cerro Santa Lucía
Basílica de la Merced
Plaza de Armas
Casa Colorada
Guía: Monolingüe (español)
Costo: Propina mínima de $1.500.- para el equipo de guías.
Días: Martes
Hora de Inicio: 19:00 horas
Duración: 2 horas aproximadas

Operador:Santiago Freak
Dirección: Huérfanos 1160; Oficina 1004 (Santiago – Chile)
Teléfono: (56-2) 697 09 67
Reservas: (56-2) 747 83 08 / 6 – 615 61 74

26 mayo, 2011

Autos y bailes antiguos se presentarán en la Plaza de Armas en el Día del Patrimonio Cultural

Con motivo del Día del Patrimonio Cultural, la Plaza de Armas se convertirá este domingo 29 de mayo en un gran y elegante salón de baile del siglo XIX. Un gruipo de bailarines con un completo montaje será uno de los principales panoramas para los vecinos de Santiago.

Además, habrá una amplia muestra de automóviles antiguos se adueñará de Plaza de Armas, hasta donde llegarán cerca de 40 clásicos modelos, en su mayoría las llamadas “burritas” y vehículos de la primera mitad del siglo XX, que serán expuestos para que el público tenga la oportunidad de conocer sobre su historia y pueda además fotografiarse junto a ellos.

Las actividades, que incluyen representaciones históricas y visitas guiadas por diferentes edificios patrimoniales, comenzarán a partir de las 10.00 de la mañana en el Palacio Consistorial y sus alrededores.

En tanto, en el mismo Palacio Consistorial, los visitantes serán recibidos por el alcalde Pablo Zalaquett, quien los acompañará a conocer dependencias como la Secretaría Municipal, la Alcaldía y el Salón de Honor, donde sesiona el Concejo Municipal.

En la histórica edificación que alberga al Municipio de Santiago, se realizarán representaciones rotativas de un Cabildo Abierto de fines del siglo XVIII, donde personajes populares discutirán sobre la construcción del Puente Cal y Canto y su financiamiento.

Además, en el Hall Central del Palacio Consistorial se exhibirá la exposición Santiago Antiguo: Maestros de la Fotografía Chilena del Siglo XX, conformada por 62 fotos de personajes, lugares y eventos importantes de la capital, captadas por reconocidos fotógrafos como Jorge Opazo, Luis Ladrón de Guevara e Ignacio Hochhäusler.

Otras actividades

Dos coloridos trenes con capacidad para 30 personas, saldrá cada 40 minutos desde 21 de Mayo con Monjitas para recorrer el casco histórico y así facilitar el desplazamiento de los visitantes a los distintos edificios patrimoniales.

Por su parte, quienes se acerquen al Cerro Santa Lucía no sólo contarán con visitas guiadas y la presentación de grupos folclóricos, sino que también podrán disfrutar de exhibiciones de esgrima medieval en la Terraza Caupolicán.

Al mediodía en Plaza Brasil el elenco estable del Bafochi realizará un montaje gratuito a todos los vecinos de la comuna.

Otros lugares que abrirán sus puertas son el Palacio Cousiño (Dieciocho 438), el Museo Nacional de Bellas Artes (Parque Forestal s/n), el Teatro Municipal (Agustinas 794), la Posada del Corregidor (Esmeralda 749), el Museo Chileno de Arte Precolombino (Bandera 361) y el Banco Central (Morandé 115).

A %d blogueros les gusta esto: